Archivo

El Concello de Tomiño ha adjudicado las obras de mejora de la carretera San Salvador de Tebra que consistirán en la renovación completa del vial SST-001, de titularidad municipal, en el tramo 0-0,2km, que conecta la carretera PO-344 con la plaza principal de la parroquia.

El Concello pretende acometer, dando también respuesta a una demanda vecinal, la renovación de la urbanización del tramo inicial del vial hasta el cruce donde está situado el centro social y la iglesia parroquial. Debido al mal estado de conservación de la carretera, sobre todo, en el espacio destinado a aceras de uso peatonal, se aprovechará para renovar también la estética del vial, creando una nueva senda para peatones.

Las obras, que tendrán un coste de 100.000 euros, con cargo al Plan Concellos, incluirán la construcción de una plataforma única para peatones y tráfico rodado, distinguiendo con pavimentos diferentes los itinerarios peatonales y de vehículos. Al mismo tiempo, se ampliará el ancho de las aceras de uso peatonal para cumplir, en una de ellas, con las medidas que se exigen actualmente en materia de accesibilidad.

Además, se dotará de pavimentos y arbolado nuevos al tramo de propiedad municipal para mejorar su estética, uniformándola con las actuaciones realizadas en el en torno de la iglesia y del centro social de Sal Salvadora de Tebra, empleando materiales similares a los utilizados en este espacio. El proyecto formula una modificación en la sección de la vía, actualmente formada por dos carriles para tráfico rodado y aceras a ambos lados, que cuentan con un ancho bastante reducido.

Coa actuación proxectada, conseguirase facer máis accesible e amable o vial para os peóns, mellorándose a imaxe do mesmo para que estea en sintonía coas actuacións realizadas na contorna, e emendando o mal estado de conservación no que se atopa na actualidade”, precisa la alcaldesa de Tomiño, Sandra González.

El espacio restante irá destinado al uso peatonal, distribuido en dos aceras: una de un metro de ancho en el margen izquierdo y otra de 2,5 metros, cumpliendo de este modo la última con la normativa de accesibilidad. En esta, el alumbrado público irá acompañado de árboles de tipo ornamental. Toda la vía estará a la misma altura, haciéndolo completamente accesible, empleando aglomerado asfáltico para el pavimento rodado y hormigón pulido colorado para las zonas peatonales.