ALFREDO

Como de costumbre, el curro de Torroña (Oia) no defraudó. Y es que este segundo curro de la temporada que se celebra en Galicia reunió a más de 650 caballos y unos 200 potros ante unas 2.000 personas, que no se quisieron perder este espectáculo ancestral.

A primera hora de la mañana, los ganaderos de A Groba recorren los montes de Oia y O Rosal para reunir a las “burras” a mediodía en el curro. Tras la comida campestre, entorno a las cinco de la tarde, comienza el arduo espectáculo de “cazar” a lazo los caballos criados en libertad para ser sometidos al ritual de la “rapa”.

La fiesta duró toda la jornada dominical. Muchos también aprovecharon esta cita para comerciar con los animales, cuya carne es muy apreciada. Prueba de ello es que el próximo mes de agosto se celebra en esta misma localidad la fiesta gastronómica de la carne de potro.

« 1 de 94 »