Control de la Guardia Civil de Tráfico

Tráfico inició a primeras horas de la mañana del día de la Constitución un dispositivo especial de alcohol y drogas en el perímetro de la ciudad de Vigo, y cuyo objetivo era poner fuera de la red viaria a aquellos conductores que habían bebido o consumido drogas.

En el dispositivo, se han realizado 502 pruebas de detección de alcoholemia y 8 conductores fueron descubiertos arrojando un resultado positivo en controles preventivos. Todos han sido denunciados por vía administrativa.

Para estos conductores, tomados como tales aquellos que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo en alcohol, la sanción es de 1.000 € y la descrédito de 6 puntos. Esta misma sanción y detracción de puntos se aplica también a aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de lo permitido. Para los no reincidentes y para los que den una tasa de entre 0,25 y 0,50 mg/l., la sanción es de 500 € y la detracción de 4 puntos. Aquellos que hayan sido puestos a disposición judicial se enfrentan a penas de prisión o multa y en todo caso privación del derecho a conducir por un tiempo superior a un año y un día.

En lo referente, a las drogas, se han realizado 8 pruebas de detección. De los conductores sometidos al test salival para comprobar la presencia en el organismo de drogas, 5 resultaron positivas, es decir el 62,5% del total, a los cuales se les ha formulado expediente denuncia por vía administrativa.

Como viene siendo habitual, entre las drogas más consumidas están el cannabis seguido de la cocaína. Además en 2 conductores se ha detectado policonsumo, es decir, positivo a más de una sustancia.

En el caso de las drogas, la ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción catalogada como muy grave está castigada con una sanción de 1.000 € y la retirada de 6 puntos.

Durante esta campaña, que se prolongará hasta la finalización de las fiestas navideñas, además de la velocidad, el alcohol y las drogas también será objetivo de vigilancia las condiciones del vehículo, prestando especial atención a todos los elementos de seguridad del vehículo: neumáticos, luces, señalización e, ITV, más teniendo en cuenta que la antigüedad media de los vehículos en los que se desplazaban los fallecidos en carretera en los primeros seis meses de 2016 asciende a 14 años y que el riesgo de fallecer o resultar herido grave se multiplica por dos al comparar los accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años de antigüedad, en relación con los de menos de 5 años.