El Concello de Tui está trabajando en la modificación de la ordenanza de la basura. Para eso está reuniendo toda la información necesaria para poder realizar un estudio riguroso que permita abordar la modificación de esta tasa.

El estudio realizado por una empresa externa a solicitud del que en aquel momento era concejal encargado de Turismo, Laureano Alonso, presenta deficiencias importantes en sus conclusiones”, según explican desde lo equipo de gobierno.

Para poder establecer unas tarifas es preciso conocer los costes de este servicio. La empresa que realizó el estudio antes citado solicitó datos al departamento de tesorería, que le fueron remitidos en distintas ocasiones, pero no así en el departamento de personal, donde no requirieron ninguna información. Señalan desde el equipo de gobierno que, para hacer un estudio de costes, es imprescindible contar con los datos de personal, cuyo departamento no tuvo ninguna petición al respeto, y además son cifras que tendrían que ser actualizadas tras la entrada en vigor de la nueva RPT y con el incremento anual de los salarios. Añaden desde el equipo de gobierno que desconocen el origen de los datos manejados en ese estudio con respeto al personal, pero además no valora los costes indirectos como de combustible, depreciaciones… la antigüedad de los camiones, la provisión de fondos para la adquisición de nuevos vehículos y el canon que se debe abonar a SOGAMA que es del 34%, “una información que también tenía que haber sido requerida”.

Además del cálculo de costes, es preciso conocer también los ingresos que se obtienen. Y en ese ámbito tampoco fueron solicitadas las previsiones presupuestarias. Desde el equipo de gobierno explican además que “una vez se tengan los datos correctos de costes e ingresos, es preciso proponer unas tarifas adaptadas a la propia realidad del Concello de Tui, no siendo válido un modelo genérico como el propuesto en el estudio antes indicados”.

El nuevo estudio deberá justificar los motivos de los cambios a realizar, y como se adaptará el modelo actual al previsto. Para poder contar con todos estos datos, “es necesario llevar a cabo un importante trabajo técnico, un riguroso análisis de la realidad económica, algo que no se puede hacer de manera precipitada”, señalan desde el gobierno tudense. También se debe tener en cuenta que la variación de esta tasa “va a conllevar cambios en los recibos de todos los vecinos, no sólo el de las empresas afectadas, por lo que el rigor y la precisión son elementos imprescindibles a la hora de abordar este asunto”.

Por otra parte, desde el equipo de gobierno quieren manifestar que “en ningún momento la revisión de esta ordenanza estuvo olvidada, ni la documentación en un cajón, ya que la contratación de la empresa encargada para la actualización de las tasas fecha de octubre de 2019, a los pocos meses de tomar posesión el Gobierno municipal, y desde ese mismo momento se comenzó a trabajar en este asunto. En cuanto a las medidas tomadas por el Concello, estas estuvieron siempre avaladas por decisiones judiciales” finalizan.