El portavoz del partido independiente Antonio Fernández Comesaña, denuncia las mentiras vertidas por el alcalde Juan González en relación a la parcela abandonada y llena de maleza y con serio peligro de contaminación higiénico-sanitaria, ubicada en el centro urbano de A Ramallosa, colindante con la Plaza de Abastos, el río Miñor y dentro de la zona declarada como Red Natura 2000.

“Mintió en el pleno el pasado lunes en contestación a una pregunta que le formulé pidiendo explicaciones de las gestiones realizadas en cumplimiento del acuerdo plenario del 11/2016 con el objeto de recuperar para el dominio público la parcela, informando de la existencia de informes técnicos municipales en relación a que la construcción no está dañada estructuralmente, cuando es totalmente falso que exista informe técnico alguno en el expediente. Lo que si hay, es un informe del inspector de sanidad del 26/10/2009, donde advierte de los riesgos para la salud pública, pero haciendo caso omiso por parte del Concello“, señala el portavoz.

Únicamente existe una providencia del alcalde de fecha 5/12/18, por la que solicita “informe técnico sobre valoración do estado do inmoble sinalando as obras necesarias e as medidas cautelares que proceda adoptar….”, pero que a día de hoy, todavía no existe informe alguno firmado en el expediente; ni tampoco informe reciente de la Jefatura Provincial de Costas, en la que acredite la situación administrativa de la parcela, como indico en el pleno, e igualmente manifestado al periódico Faro de Vigo“, apunta.

“Sin embargo“, explica “existe un escrito remitido el 14/10/2009 por el Servicio de Costas de Pontevedra, en el que informa que los terrenos se encuentran situados dentro del deslinde del dominio público marítimo-terrestre, y que en el año 1904 fue otorgada una concesión para la construcción de almacenes e industria de ultramarinos, concesión que se encuentra actualmente (14/10/2009), incursa en un expediente de caducidad, por lo que casi diez años después, todavía no sabemos oficialmente cual es la situación real de la concesión, y lo que es más grave, tampoco existe constancia en el expediente de la remisión al Servicio de Costas de la moción aprobada por unanimidad en noviembre de 2016, y que pasados casi 30 meses, el alcalde no hizo gestión alguna al respecto”.

UCN lamenta que haya tenido que denunciar públicamente la situación de abandono,  foco de contaminación con proliferación de ratas, grave peligro sanitario y de seguridad, “así como degradación del entorno urbano de A Ramallosa, con el agravante de que el alcalde reside a escasos cien metros del entorno, y que parece no importarle, para que precisamente hoy haya reaccionado ordenando a una brigada de operarios municipales para que procedan a su limpieza“.

Fernández Comesaña, exige el cumplimiento del acuerdo plenario para recuperar la parcela para fines públicos, “máxime cuando al parecer la concesión lleva años caducada, por lo que resultara más fácil resolver, en caso contrario, que se inicie expediente de expropiación forzosa de la finca“.