Antonio Fernández Comesaña de UCN

El portavoz de la formación independiente Unión Centrista de Nigrán (UCN), Antonio Fernández, votó en contra en el pleno extraordinario celebrado éste lunes, de las propuestas del gobierno local para llevar a cabo dos modificaciones presupuestarias por importe de 88.000€, y poder efectuar la contratación temporal de: 1 ingeniero y dos administrativos para secretaría; 3 auxiliares para el área económica-Tesorería; 1 auxiliar para urbanismo y 1 auxiliar también para la Biblioteca.

“Esta decisión se debe a la falta de motivación y justificación de los expedientes que avalaran las necesidades y carencias en los departamentos, la falta de tramitación de la correspondiente modificación del cuadro de personal aprobado en el pasado pleno, así como también, a los reparos de legalidad formulados por el interventor”, indicó Fernández.

UCN considera que “el Gobierno local pretende hacer ahora en los ocho meses que restan para finalizar la legislatura, lo que no ha querido o sabido hacer en los últimos tres años de su mandato, por lo que ahora recurre a una contratación de personal sin hacer un estudio global riguroso de los problemas endémicos que pueda tener la estructura organizativa del ayuntamiento, optando por un parche que poco o nada va a resolver, y que en todo caso, será la próxima corporación la que tenga que abordar los graves problemas organizativos en el área administrativa, cuya estructura y servicio al ciudadano apenas ha cambiado en los últimos cuarenta años, a pesar de que la plantilla se ha multiplicado por diez“.

Advierte UCN de los problemas que puede generar para el futuro esta modalidad de contratación temporal y que suele acabar en fraude de ley “ya que a través de denuncias planteadas ante la Inspección de Trabajo, el Ayuntamiento ha tenido que incorporar a la plantilla 12 contratados laborales indefinidos, entre a tiempo completo y discontinuos, por lo que primero habría que regularizar la situación de éstas plazas”.

Resalta UCN que “es difícil de entender como un ayuntamiento que dispone en el área administrativa -sin contar con los servicios sociales, empleo ni Policía Local- de 38 funcionarios, administración general 15; Urbanismo 12 y Administración financiera 11, entre ellos: 1 técnico administración General; 2 técnicos de gestión; 1 arquitecto; 1 ingeniera; 2 aparejadores; 2 delineantes; 6 jefaturas de negociado; 7 administrativos; 11 auxiliares; 2 subalternos y 3 funcionarios con Habilitación Nacional (Secretario, Interventor y Tesorera), que si lo comparamos con algún ayuntamiento limítrofe y con plan general aprobado, tenemos el doble de personal” concluye Fernández.