ALFREDO // Una vecina disfrutando de las vistas sentada en el pupitre

“Volver a recordar nuestra infancia a través de un pupitre y con vistas al río Miño”. Eso es lo que han querido expresar unos vecinos de la parroquia tudense de Randufe, que en la tarde del pasado viernes han colocado un antiguo pupitre de escuela en un viejo embarcadero en Areas.

El mueble por el que han pasado cientos de niños para aprender a leer y a escribir hace más de medio siglo, estaba guardado con cariño en un galpón que los dueños del bar Pancho Cultural tienen en Randufe. Xa levaba anos na casa porque meus pais queren facer unha especie de museo rural e teñen moitas cousas antigas gardadas, pero tamén hai como tres ou catro anos, dende que empezaron a poñer os famosos bancos con vistas por toda Galicia, que estábamos pensando en buscar o mellor miradoiro para o pupitre e pensamos no antigo embarcadoiro que hai en Areas, porque é un tramo do Miño precioso e é un lugar moi tranquilo o cal eu xa ía de neno”, señala Telmo Alfaya, promotor de la idea.

La nueva atracción turística de Tui, no ha pasado desapercibida por los vecinos de la zona, que en apenas unas horas llenaron las redes sociales con fotos y comentarios del pupitre desde el cual se divisa, además del río Miño, Valença y dos puentes internacionales. Hubo quien se llevó una libreta de casa para recordar su infancia en el colegio, pero con diferentes vistas, y quien dejó filósofos mensajes y pensamientos sobre la madera de la antigua mesa.

No hay peligro de caída porque los artífices soldaron y atornillaron el pupitre a la plataforma del antiguo embarcadero. La única intención, dice Alfaya, es la de visibilizar la belleza del lugar que ya comenzó a disfrutar de niño, cuando era una zona concurrida de baño.