Un matrimonio de Baredo alérgico a las avispas convive con un nido de velutinas en su huerto
ALFREDO // El matrimonio, alérgico a las picaduras de avispas, señala el nido de avispa velutina en su huerto

Hace ocho días que Rafael Dacuña y Mónica Viso, un matrimonio de Baredo, están esperando a que le retiren un nido de avispa velutina en el huerto de su casa. Los dos son alérgicos a las picaduras y el nido está apenas a unos 20 metros de la vivienda, por lo que las avispas han alterado su vida diaria. “Llevo una semana sin salir de casa. Mi marido se ahoga con cualquier picadura y a pesar de que tenemos la inyección en casa, tenemos mucho miedo, esto es una cruz”, explica la mujer.

El pasado 25 de julio localizaban en un árbol, a un metros y medio de altura, el nido. Rápidamente llamaron a la Policía Local que los remitió al 112 y estos al 012, “no estaba operativo porque era festivo, pero a las ocho de la mañana del día siguiente llamamos, le dimos todos nuestros datos y nos dijeron que vendrían lo antes posible, pero a día de hoy aquí no vino nadie, a pesar que le indicamos que los dos éramos alérgicos”, indica el marido.

Esta situación hace que el matrimonio tenga la casa completamente cerrada. Él sale a primera hora de la mañana con un matamoscas en la mano para ir a trabajar y no regresa hasta la noche. “Si me pica una avispa me tengo que poner la adrenalina y salir corriendo a urgencias, donde me vuelven a pinchar y me ponen oxígeno unas dos horas.”, asegura Rafael.

El matrimonio afirma que no pueden sacar los animales, cortar la hierva ni tender la ropa. “Esto es un infierno, y con el calor de estos días más aún”. Declaran que los vecinos también tiene miedo después de los últimos sucesos con avispas velutinas que saltaron a los medios de comunicación.

No entienden como aún no ha ido nadie a retirar el nido. “Desconocemos los motivos y las prioridades que tienen a la hora de retirar los nidos, pero avisamos ya hace más de una semana de que éramos alérgicos a la picadura de avispas y aquí no se presentó nadie. Si me pica una de estas, me barre”, declara con impotencia este vecino del barrio de O Agro en Baredo.

Piden que retiren lo antes posible el nido de avispas velutinas para poder vivir tranquilos y continuar con su vida diaria con total normalidad.