ALFREDO // Marie y Mark con los "Velomóviles"

Hay peregrinos que hacen el Camino de Santiago a pie, lo de toda la vida, pero hay quien lo hace en bicicleta, en moto, en handbike, en monociclo y ahora también en “Velomóvil” o bicicleta coche, un vehículo de tracción humana que incluye una carrocería aerodinámica que favorece su avance y la protección contra las colisiones y los agentes atmosféricos, como la lluvia o la nieve.

Cada uno de ellos tiene cuatro ruedas, son a pedales, pesan unos 35 kilos y miden casi tres metros. Están fabricados en fibra de carbono y llevan una pequeña batería para la iluminación. Pero lo más llamativo, y desorbitado, es su precio, rondan los 10.000 euros cada uno.

El matrimonio Mark y Marie Laure Waters, inglés él, francesa ella, están realizando el Camino de Santiago en dos de estos artilugios que más bien parecen naves espaciales que llaman la atención de todo el mundo allí por donde van. Esta mañana se apearon en un restaurante de Oia para desayunar y nos contaron un poco su experiencia a bordo de estas “modernas bicicletas”.

“Comenzamos nuestra peregrinación a Santiago de Compostela el pasado 6 de octubre en Holanda, donde compramos los “Velomoviles”. Entramos en la Península Ibérica el 5 de noviembre y llegamos a la capital gallega el 24 de este mes, donde estuvimos un par de días. Ahora nos dirigimos a Andalucía, parando en albergues y hoteles con parking privado para dormir y, de ahí, a Francia de nuevo, donde pensamos llegar a mediados de marzo”, explica Marie.

Estas bicicletas coche vienen equipas con todo lo que pueda traer un vehículo de estas características. Incluyen un sistema de luces, computadora para bicicleta, timbre, bomba de aire, llanta de repuesto, espacio para equipaje y hasta un juego de reparación de ruedas. “Son muy cómodos y alcanzan una velocidad media de 30 km/h en llano, 75 bajando y sobre 5 km/h subiendo”, explica sonriendo Marie, mientras ponen rumbo al sur de España.