Un rosaleiro realiza una maqueta de la Catedral de Santiago
ALFREDO // Praxíteles con la maqueta en el Concello de O Rosal

Praxíteles González es un vecino de O Rosal ya jubilado que en sus ratos libres se dedica a realizar maquetas de distintos monumentos significativos de Galicia. Ya recreó la Iglesia de O Rosal, el puente de O Tamuxe y ahora la Catedral de Santiago de Compostela.

Praxíteles usó madera de pino para realizar la réplica y sobre todo, mucha paciencia. “Comencé en el mes de junio del año pasado y finalicé en febrero, casi todos los días unas ocho horas. Lo que más me costó crear fueron las escaleras interiores. Las hice de papel. Tiene 20 escalones pero yo sólo le puse 12 para que tengan bastante “xeito”, explica su autor.

La maqueta, que se le puede sacar el tejado y observar las distintas instancias de su interior con bancos, altares, el butafumeiros o santos incluidos, tiene tres plantas desmontables. “Todo dio su trabajo, pero las torres de la Catedral que en principio parecían más difíciles de hacer, resultaron más sencillas,” asevera el rosaleiro.

El maquetista sacó fotos del templo de internet para realizar los planos. “Muchas veces mi mujer me echa la bronca. Me llama para comer, pero como estoy con algo importante y que lleva su tiempo no voy, y luego la comida está fría y me riñe”, comenta con una sonrisa en la boca.

Para realizar la maqueta, Praxíteles se gastó unos 400 euros en material. “Me llevó muchas horas hacer la Catedral de Santiago, horas que no voy a cobrar, pero como me gusta no me importa”.

Pero esta no es la primera maqueta que el rosaleiro realiza. La Iglesia de O Rosal, su casa, el puente de O Tamuxe o el centro cultural de A Guarda son algunas de sus obras. “Me gustaría hacer una exposición con todas ellas pero no hay un lugar donde mostrarlas”.

Este artista gallego, no sólo realizó maquetas, sino que también escribió cinco libros. “Hace diez años que escribí mi primer libro, “Os Cabaqueiros”, luego el de la “Historia do Rosal”, más tarde el de “Topónimos de A Guarda y O Rosal”, el “Contrabando en O Rio Miño”, porque fui contrabandista y “Mi vida en Alemania”, donde pasé 18 años trabajando en el sector de la automoción”, asevera el polifacético autor.

Ahora ya piensa en su siguiente obra, la Catedral de Róterdam, para la cual, ya tiene el “solar hecho”.

20180323 130653 copia
« 1 de 6 »