ALFREDO

Cientos de vecinos se reunieron alrededor del arco centenario que cada año se levanta en San Juan de Tabagón, O Rosal, para honrar a San Blas y a la Virgen de la Salud.

Su diseñador, Ángel Pérez, refleja en él el acontecimiento más importante del año. Así, el arco está dedicado esta vez al mundial de fútbol que se celebrará en Rusia en el mes de junio. Varios balones, el escudo del Ribera y hasta un trofeo engalana la cúpula de unos 15 metros de altura por unos seis de ancho y unos 3.000 kilos de peso, que estará a la vista del mundo hasta el sábado 17 de febrero.

Para levantar este inmenso arco se ha necesitado de una enorme grúa, que izó la cúpula mientras cientos de personas tiraban con cuerdas ansiosas por observar, después de más de una hora de preparativos, el arco en su sitio.

Pero para elaborar este majestuosidad, los vecinos han tenido que ponerse manos a la obra a principios del mes de enero. “Se empieza a principios de año con el “embuxado”. Como somos gente mayor y pocos, necesitamos tiempo para elaborarlo, sino, esto en una semana estaría construido”, comenta Marisol González, “A Rubia”.

El día que se sube, se pone la flor. Este año hemos usado camelia roja, blanca y rosa. También utilizamos margaritas blancas y amarillas”, indica A Rubia. Las flores las van recogiendo por las casas de los vecinos, aunque algunas son donadas por una empresa de flores de la zona.

Esta celebración ancestral comenzó cuando se fundó la parroquia, allá por el año 1826. Al principio el arco era más pequeño, se hacia en el suelo y tenía 9 metros. Se elaboraba con madera y con cordeles de los fuegos de las fiestas y se levantaba con cuerdas,” explica Marisol.

Aunque esta celebración es centenaria, poco a poco va perdiendo la tradición. “La juventud ya no viene a colaborar en la elaboración del arco. Sólo vienen a hacerse la foto,” concluye González.

ALFREDO