ALFREDO

Una plaga de moscas ha invadido desde el pasado domingo una casa de Mougás, en Oia. Sus dueños están desesperados. Aseguran que los insectos están por todas partes y que les afecta en su día a día. «Lo invaden todo. Puertas, ventanas, salida de gases, garaje, invernaderos… No sabemos de donde salen, pero vienen a miles y ya estamos cansados», explica José Luis Vicente, propietario de la vivienda. 

José Luis lleva 45 años viviendo en Mougás y no recuerda nada parecido. Son seis personas las que viven en la casa y esta invasión les afecta a todos. «Entran por la chimenea, por la salida de gases y por debajo de la puerta. Es imposible vivir así. Estamos estresados. No nos dejan comer tranquilos y en la cama tenemos que estar dándole con palas matamoscas», comenta.

Al principio usaban insecticida, pero su efecto no era el deseado y tomaron medidas más drásticas. «Como no eramos capaces de exterminarlas con el insecticida, decidimos usar un soplete con una bombona de butano, quedan achicharradas«, explica José Luis y añade que «hoy matamos un montón y mañana vienen más, son como okupas».

El problema se recrudece de noche. Tienen que entrar en casa con la luz apagada. «Primero las quemamos y luego matamos las que están dentro con una pala matamoscas, no puedes ni ver la tele», comenta.

Todo esto les genera unos gastos a mayores que tienen que afrontar con resignación. «Al insecticida hay que sumarle los gastos de los productos y de la bombona de butano», asegura José Luis, quien pide ayuda para acabar con todo esto.

ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO