La profesora Lili Wo

El Concello de Tomiño lleva años apostando por los cursos de idiomas, que siempre tienen aceptación y demanda entre la población. Además de aprender otra lengua, la juventud amplía las habilidades comunicativas y ayuda a introducirse en otra cultura, y a abrir puertas a nivel laboral. El alumnado adquiere conocimientos de comprensión auditiva, lectiva, expresión verbal y escritura.

A los tradicionales cursos de inglés, francés, italiano y portugués se fueron añadiendo otros menos convencionales, como el chino o el ruso. Y para sorpresa de los organizadores, las personas que se apuntaron fueron muchas.

Pocos días antes de que comenzara el confinamiento, arrancó en Tomiño el curso de chino III, dirigido a personas con conocimientos en la lengua y que quisieran mejorarlos con la ayuda de una docente nativa, Lili Wo, una profesora nacida en Shanghái y radicada en Galicia hace 12 años. A sus clases en la Universidad de Vigo y en el Instituto Confucio, se suma las organizadas por la Omix de Tomiño, y no van nada mal, como muestran las 30 personas que continúan formándose con ella. Para no suspender el curso, decidió impartirlo a través de internet, dividiendo el grupo en dos y realizando ambas videoconferencias desde su casa, en Salvaterra do Miño.

Entre sus alumnos, son más las mujeres que se interesan en aprender el chino. La media de edad está entre los 25 y los 30 años, aunque también hay personas de 16 y de 50 años. Una vez a la semana, se reúne con ellos para seguir impartiendo los fundamentos de su lengua nativa, tanto hablada como escritura, de la que ya conocen más de cien caracteres. Comenta que no es particularmente difícil, pero requiere estudio, como todos los idiomas. Entre el alumnado hay dos jóvenes que ya superaron, incluso, el primer nivel de los exámenes oficiales con la máxima nota.

Entre las estudiantes figuran también dos jóvenes nacidas en China y criadas en Galicia que quieren aprender el idioma de la tierra donde nacieron. Pero, curiosidades, lo más importante es que todos pueden mantener pequeñas conversaciones o formular las preguntas básicas para poder realizar un viaje por China.