ALFREDO // Los bomberos de O Baixo Miño en la extinción del incendio

Unas 5.000 aves, entre pollos y pavos, han muerto en un incendio declarado la pasada noche en una granja dedicada a la explotación de estos animales situada en la Rúa Salgosa, Tomiño.

El suceso se declaró al filo de las 23:24 horas del viernes en un galpón anexo a la nave donde los propietarios guardaban el serrín. Las fuertes explosiones alertaron a los dueños y a los vecinos, que no dudaron en echar una mano. Entre todos consiguieron apagar el fuego con mangueras de aguas. Gracias a su rápida actuación, lograron que las llamas no se propagaran al resto de la granja, pero nada pudieron hacer por salvar la vida de gran parte de las aves.

“Recibimos una llamada en torno a las 23:25 horas desde el 112 sobre un incendio en una granja de pollos en Tomiño. Cuando llegamos los dueños y los vecinos ya tenían parcialmente apagado el fuego, que se declaró en un galpón anexo a la nave principal. Remojamos todos los puntos calientes comprobando con la cámara térmica, ventilamos y aseguramos la zona”, señaló Pablo Ordoñez, jefe dotación Parque de Bombeiros de O Porriño.

Mientras los bomberos del GES de A Guarda y de O Baixo Miño realizaban las labores de extinción que se prolongaron más de una hora, los propietarios, con ayuda de los vecinos, se afanaban por salvar al resto de las aves que quedaron con vida. Se da la circunstancia que hace apenas un par de días que recibieron los animales. No se han producido daños personales. Al lugar también acudió la Guardia Civil.

ALFREDO