Usuarios de la piscina se movilizan para solicitar la rescisión del contrato a Serviocio
ALFREDO

Más de un centenar de usuarios afectados por las irregularidades de la piscina de A Ramallosa se concentraron en la tarde de este viernes a las puertas del Concello de Gondomar para reclamar a la Mancomunidad la rescisión del contrato a Serviocio.

“Serviocio non é negocio, é escuro negocio”, “Ferreira ponte a nosa beira” o “monitores readmisión” fueron algunas de las consignas ilustradas en las pancartas que portaban los usuarios del centro deportivo.

Estamos cansados de que nos tomen el pelo y de que nos vendan una reforma que no lo es”, indicaban ayer. Según este colectivo, “el aire acondicionado no funciona, tenemos un ventilador de juguete, los vestuarios no están en perfectas condiciones, hay moho en la sauna y los techos de los vestuarios están levantados, entre otra deficiencias”, aseguraron.

Ya han presentado más de 30 reclamaciones e insisten en que la empresa concesionaria, Serviocio, “lo único que está haciendo es dejar las instalaciones publicas en malas condiciones para que los usuarios nos vayamos a la piscina privada que tiene la empresa en Sabarís”.

También aseguran que de momento no les han devuelto el recibo del mes de septiembre “como prometió Paco Ferreira, Presidente de la Mancomunidad”.

La movilización de este viernes fue la primera de las protestas convocadas, “pero si esto no se soluciona seguiremos con las concentraciones en Baiona y Nigrán”.