ALFREDO

Más de medio centenar de usuarios del pantalán de séptimas lista de Baiona, se han concentrado esta mañana en el puerto para hacer un frente común y reclamar a Portos de Galicia más seguridad y mejoras en las instalaciones.

Aseguran que el único servicio del que disfrutan es el amarre de las embarcaciones, por el cual pagan cerca de 500 euros al año, «porque del resto no hay nada» y que, al estar la puerta de acceso rota, crece la inseguridad y pone en peligro tanto a ellos, como a las personas que entran al interior del pantalán y no poseen embarcación.

«Hemos sufrido robos, muchas de las tablas del pantalán están en mal estado, carecemos de tomas de agua dulce y de corriente, la iluminación es muy deficiente porque las farolas son de placas solares e incluso de noche hacen botellón, con el peligro que eso conlleva», explica Francisco Cavado, uno de los usuarios y a quien le han robado, «dos cañas con carretes y me reventaron las cerraduras. Los aparatos electrónicos ya no los tengo en el barco porque me los roban. No hay seguridad y estamos cansados». 

Alertan también del peligro que suponen las fiestas que grupos de jóvenes hacen dentro de las embarcaciones «porque fuman y los motores son a gasolina, si hay un incendio, arden todos los barcos del puerto de Baiona», añade este usuario.

Son cerca de 400 embarcaciones las que están amarradas al pantalán de séptima lista de Baiona. Los usuarios afirman que ya han hecho una serie de reclamaciones a Portos que corresponden con las deficiencias que padecen las instalaciones, pero ante la falta de respuestas, «enviaremos un escrito al ente público de la Consellería do Mar con las necesidades y propuestas, entre ellas, reclamar un mínimo de mantenimiento, una toma de agua y otra de corriente, cambiar las tablas en mal estado del pantalán, y, sobre todo, arreglar la puerta de acceso», apunta Iván Castro, otro usuario.