Victoria contundente del Guardés ante el Canyamelar
ALFREDO

Meriem Ezbida. Lorena Pérez. Carmen Campos. Sarah Valero. África Sempere. Paulina Pérez y Sara Bravo. Los nombres de las siete elegidas por José Ignacio Prades para la primera defensa 5:1 del curso 18/19. Una apuesta clara por los fichajes de este verano y que contaban con la capitana Estela Doiro, sensacional durante todo el partido, dirigiendo en el ataque como relevo a la jugadora francesa.

El aire fresco se notaba en la pista, sobre todo en comparación con el calor de las gradas en un pabellón de A Sangriña lleno para disfrutar del primer duelo de la temporada ante el Canyamelar Valencia. El Guardés no desperdiciaba la primera pérdida visitante y Carmen Campos estrenaba el marcador. La seguridad de la defensa 5:1 con Sempere en el avanzado y los aciertos de Meriem Ezbida bajo palos (12 paradas en el primer tiempo) fueron sustentando las primeras rentas locales, que ya ascendían a 12 goles en el minuto 14 (16-4).

El ataque local funcionaba y se mostraba versátil, buscando soluciones a la ausencia de Naiara Egozkue -Lorena Pérez y Espiñeira ocuparon por momentos esta demarcación-. Defender y correr estaban siendo las señas de identidad de un Guardés solvente en ataque y con las ideas claras atrás… que poco a poco se fueron diluyendo con los cambios y el paso a la defensa 6:0. Los desajustes, sobre todo acentuados en la zona izquierda de la pista, permitían a Egeresi, Mazza y la guardesa Morais anotar sin apenas dificultad. A pesar de que el conjunto valenciano aprovechó estas circunstancias -amparadas también en las intervenciones de Elisa Requena- para acercarse en el marcador, el 24-15 del descanso no encendió ni por un momento las alarmas.

Los relevos en los dos banquillos dejaron un segundo tiempo similar al primer acto. Las de Pareja fueron incapaces de encontrar la tecla que pusiese en aprietos a las locales, lanzadas hacia la primera victoria del curso repartiendo minutos entre todos sus efectivos -a excepción de la lesionada Egozkue-.

Como siempre, el ambiente en A Sangriña fue inmejorable, con la afición volcada y siempre con detalles para los de la casa. La presentación de los dos conjuntos dejó un caluroso recibimiento a Laura Morais y una ovación cerrada a la futbolista Anair Lomba, jugadora del Valencia CF femenino y que se desplazó a A Guarda para disfrutar del primer partido de Liga. En el descanso, se realizó el sorteo de una de sus camisetas. La guardesa realizó además el saque de honor. La primera victoria de la temporada sirvió de regalo además para José I. Prades, de cumpleaños en el día de hoy y al que la afición cantó el “Cumpleaños feliz”.

Info: Nuria Lago Rodríguez

ALFREDO