El R.Vilariño visitaba uno de los equipos punteros en este inicio de liga y sobre todo en su campo donde se hace fuerte. El equipo visitante llegaba con numerosas bajas en sus filas y hombres muy importantes y salió al campo muy bien plantado a sabiendas de cómo se las gastaban los de Barrantes.

Los primeros ocho minutos el dominio fue del equipo visitante que se acercaba al área local con peligro pero en el minuto ocho el colegiado del encuentro señaló un penalti a favor del equipo local que lo transformó Jorge, esto hizo mucho daño al equipo de San Pedro que no supo encajar este golpe y estaban más pensando en el penalti que le habían señalado que a reaccionar. Tres minutos más tarde en un posible fuera de juego en el inicio de la jugada por banda acaba remachando a las redes Álvaro tras la gran pasividad de la defensa visitante.

El Vilariño lo intentó hasta llegar al descanso y André solo ante Eloy envía el disparo demasiado cruzado y fuera de la portería por muy poco. El Umia dispuso de alguna ocasión más en este primer periodo pero se llegó con este claro 2-0 en el marcador. En la reanudación, los de Nigrán cambiaron el chip y la actitud, se fue más al ataque y fruto de ello llegó el penalti sobre Júnior y la consiguiente tarjeta amarilla a José que era su segunda por lo tanto roja. La pena máxima la transformó el propio Júnior y acortó distancias.

Con un hombre menos, los locales volvieron a marcar seis minutos más tarde ante con un gol obra de José M. ante una defensa visitante que estuvo muy mal durante este partido. El encuentro no daba tregua y los visitantes no se querían ir de vacío. El entrenador visitante realizó cambios y pasó a línea de tres en defensa poniendo mas leña en la delantera. En el minuto 69 nuevamente penalti sobre Júnior, que es transformado por André. Con el equipo visitante volcado al ataque en busca de sacar algo positivo, los locales buscaban contras que pudiesen dar la sentencia al encuentro. Jorge en el minuto 75 lo volvió a conseguir ante la pasividad de la defensa y del portero visitante que veía como el Umia metía su cuarto gol. El Vilariño no se descomponía y seguía atacando y en el minuto 88 Carlos Leyenda (Gemelo), hacía el 4-3 que daba emoción a los últimos minutos.

Así, se llegó al final con este resultado. El Vilariño debe mejorar a nivel defensivo por que marcar tres goles fuera de casa tendría que valer para sacar los tres puntos si no quiere sufrir en esta categoría. El Racing Vilariño recibe en el próximo encuentro a otro de los que a priori debe ser candidato al ascenso como es el Portonovo.