Para analizar tanto los avances como los pasos pendientes de dar para realizar la reordenación y posterior ampliación del polígono de A Pasaxe, el delegado, David Regades y el alcalde de Gondomar, Francisco Ferreira, han mantenido una reunión de trabajo con sus equipos técnicos en las oficinas de Zona Franca.

Esta área industrial, considerada por estudios de la Universidad como un proyecto clave para sectores como el metal y la automoción, tiene que avanzar en doble vía, por un lado en la primera fase el Ayuntamiento va a mejorar la urbanización y los servicios del área ya construida en común acuerdo con las empresas instaladas y, por su parte, Zona Franca, ha redactado y está tramitando un convenio entre esta institución y el municipio para realizar su ampliación en 400.000 metros cuadrados.

Ferreira explicó que antes de la pandemia Gondomar aprobó el proyecto de reparcelación y equidistribución de cargas y beneficios del polígono de A Pasaxe, lo que permitirá actuar sobre más de 200.000 metros cuadrados en los que operan más de cien empresas con lo que se abrió un nuevo horizonte en un parque que llevaba bloqueado desde su creación, en 1964, al encontrarse emplazado en suelo rústico. Los 3,4 millones necesarios para ejecutar las obras tendrán que ser abonados por los empresarios allí instalados mediante la fórmula de cooperación. Tal y como dijo Ferreira, la licitación de los trabajos se sacarán ahora a concurso para que las obras comiencen lo antes posible y que de esta manera se puedan llevar a cabo las dotaciones y servicios a la totalidad del polígono.

La Zona Franca como institución encargada de ampliar en 400.000 metros el complejo existente, una vez que se apruebe el convenio se pondrá en contacto con los propietarios de suelo para explicarles el proyecto que conseguirá que, una vez finalizado, el polígono de A Pasaxe cuente con más de 600.000 metros cuadrados de extensión que, según estimaciones, podrá dar empleo a unas 10.500 personas en un nuevo entorno.

Para que este suelo se realice con un diseño urbanístico integrador y con los servicios y equipamientos que los nuevos tiempos requieren para desarrollar todo tipo de actividades industriales, la Zona Franca tiene en sus presupuestos una partida total de 29 millones de euros entre asistencias técnicas, adquisición de bienes y derechos, costes de urbanización y otros conceptos. Para completar esta área, Regades está en conversaciones el regidor vigués para que en el nuevo plan general de ordenación que está preparando el Ayuntamiento de Vigo se contemple una nueva superficie industrial colindante con A Pasaxe en A Garrida.