Los participantes del descenso popular del río Miño

Una multitud compuesta por 800 personas se congregó para realizar el VII descenso popular, una iniciativa que se ha consolidado en el tiempo como una de las más importantes que organiza el Kayak Tudense.

Desde hacía varios días se habían agotado las plazas para poder inscribirse. Tal como es habitual, antes de realizar el recorrido de cuatro kilómetros desde Caldelas, los participantes se reunieron en una romería popular.

Los disfraces, las ganas de divertirse y de disfrutar de agradables momentos con la familia y los amigos constituyeron los elementos esenciales de una regata en la que no hay vencedores. El objetivo es llegar a las instalaciones del Kayak Tudense en Tui. Algunos de los participantes invierten más tres horas en finalizar su aventura en la piragua.

La salida fue uno de los momentos más emocionantes. De nuevo fue Enrique Míguez el encargado de realizarla. El medallista en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles es una figura emblemática dentro del mundo del piragüismo nacional. El tudense todavía se encuentra en activo y participa en las pruebas de veteranos. Antes de comenzar la prueba, todos los participantes guardaron un respetuoso minuto de silencio por los fallecidos en los atentados de Barcelona y Cambrils.