El Concello de A Guarda ha instalado en el antiguo salón de plenos y las antiguas dependencias de alcaldía el mobiliario específico para albergar el nuevo Archivo Municipal, que se encuentra ahora repartido en dos edificios, el Centro Cultural de A Guarda y la antigua Casa Consistorial, lo que permitirá unificar en un sólo espacio todos los documentos que el Concello tiene archivados, mejorando y optimizando a su vez el servicio de consulta, tanto para el personal municipal como para el público general que necesite consultar datos del archivo.

La idea de dotar al Concello de A Guarda de una infraestructura donde albergar el archivo municipal no resulta novedosa, nace del historiador guardés Joaquín Miguel Villa Álvarez, doctor en Historia Contemporánea. Su motivación inicial junto con la del personal del propio Concello va a dar respuesta a la demanda ciudadana de contar con un   espacio donde albergar el patrimonio histórico de la villa.

En estos dos últimos años, desde el Concello, y junto con la estrecha colaboración de la Diputación de Pontevedra, recopilaron diferente material y en especial, se digitalizaron libros y fotografías antiguas de diferentes fondos privados que fueron cedidas al Concello para su salvaguarda. “No sólo nos encargamos de custodiarlas en nuestros fondos, sino que son volcadas en la plataforma ATOM de la Diputación de Pontevedra para uso y disfrute de la ciudadanía”.

El Archivo Histórico Municipal debe desarrollarse como una institución pública en beneficio de toda la población, además de que esta seguiría siendo la principal depositaria de documentación. Sin embargo, este archivo tendrá una actitud proactiva al estar abierto a recibir documentación de naturaleza privada o semiprivada (archivos familiares, de asociaciones, colectivos, etc.). En cualquiera caso, este estará adscrito a la red del Archivo Histórico Provincial de Pontevedra, siguiendo sus pautas y empleando la normativa estándar en la plataforma ATOM.

Estos nuevos módulos, con un presupuesto total de 39,159€, fueron instalados con cargo a una subvención para el Equipamiento y mejora de las instalaciones locales de la Consellería de Cultura e Turismo de la Xunta de Galicia.

La nueva ubicación del archivo cuenta con armarios equipados con estantes y bastidores para poder soportar las carpetas, reforzados para garantizar una carga por estante de 100 Kg/ m uniformemente repartidos, disponen de tope posterior y regulables en altura, con accesorios varios cómo sujeta libros, carpetas colgantes, etc. Los armarios disponen de sistema de bloqueo general y elemento para evitar el acceso por la parte frontal, todos los paneles de cierre y acabado tienen chapa de acero.