El alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, expresa su total rechazo, así como el de su equipo de gobierno a los actos de vandalismo que están acaeciendo en el exterior de la fábrica de IKF, en el mobiliario urbano, así como en las viviendas de vecinos de la localidad.

El alcalde tacha estas actuaciones de “actos totalmente reprobables e que non teñen cabida nun estado de dereito, dende o consistorio guardés apoiamos o diálogo e a concordia e desterramos calquera tipo de violencia e actos que son máis propios de condutas antidemocráticas”.

Desde el Concello guardés exiguen que estas actuaciones cesen de inmediato y trasladan a todas las partes la preocupación por la situación que se está generando y por el futuro del centro de trabajo, “como temos sinalado en máis dunha ocasión, un dos máis importantes do municipio”.

“Queremos trasladar tamén a nosa solidariedade e todo o noso apoio  as persoas e familias que nestes momentos se están vendo afectadas por estes comportamento antidemocráticos, desexamos que non volvan a repetirse e  agardamos   que se recupere  a normalidade”.