El Concello de A Guarda, a través de la Concejalía de Emergencias, hizo entrega esta mañana de los primeros 50 detectores de humo destinados prioritariamente a los mayores de 65 años del municipio, un segmento de la población más propenso a sufrir accidentes vinculados al fuego en sus viviendas.

Segundo explicó el concejal de Emergencias, Miguel Español, un total de 200 de estos aparatos están a disposición de quien los necesite para repartir desde el consistorio, preferiblemente entre los mayores de 65 años que vivan sólos, para evitar situaciones de riesgo de incendio y detectar de manera rápida los humos en el interior de las viviendas. El reparto se realizara a través del Concello y en colaboración con colectivos que trabajan en la villa con personas mayores.

Este aparato, que funciona con baterías de 9v, tiene un mantenimiento mínimo, se coloca de manera muy sencilla y viene acompañado de una guía y consejos donde se explica de manera muy fácil como hay que colocarlos, preferiblemente en las cocinas de los hogares, por ser el lugar donde es más fácil tener un incendio.