El pleno del Concello de A Guarda aprobó en el día de ayer la modificación del contrato con la concesionaria de la Piscina Municipal. Este acuerdo contó con la aprobación de todos los grupos municipales. El Concello de A Guarda pasa a ocuparse de los gastos originados por el protocolo COVID en la Piscina, así como asumir el cañón del 13% en consumos energéticos (hasta ahora estos gastos los asumía la concesionaria de la Piscina Municipal).

El Concello colabora con la concesionaria de la Piscina Municipal a través de esta modificación contractual que se realiza en el marco de la necesidad de adoptar medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto económico del COVID 19 y garantizar la continuidad del servicio ante la dificultad para el concesionario de la ejecución del contrato.

Por otra parte, el Concello mantiene reuniones con la empresa concesionaria, que ya trasladó la negativa de ampliación del contrato por un plazo de 2 años, propuesta que le trasladó el Concello de A Guarda para paliar las consecuencias negativas fruto del COVID 19.

Como resultado de los encuentros, el pasado 2 de febrero se acordó que era una prioridad acometer una diagnosis energética de la Piscina y así se formalizó el contrato el 9 del mismo mes, en el que además de una auditoría energética también se va a realizar una evaluación de la propia estructura arquitectónica. De estas cuestiones son conocedores todos los grupos municipales.