ALFREDO // Curro de A Valga

Tras dos años celebrando el curro de A Valga a puerta cerrada por el Covid, esta antigua tradición etnográfica con más de 4.000 años de historia y que reúne a miles de personas, se celebrará este domingo con total normalidad.

Será un curro prepandemia, como se celebraban antes do Covid con postos de polbo, churrasco, rosquillas e o máis importante, con público. A xente ten ganas de revivir o curro, que é unha festa moi arraigada na comarca”, señala José Fernández Martínez, presidente de la Asociación de Ganaderos de A Valga.

Así, los 35 socios del primer curro de Galicia esperan reunir este domingo unos 300 caballos y unos 60 potros. Los ganaderos se reúnen a primera hora de la mañana para salir a los montes de Oia y O Rosal para buscar los caballos salvajes que después llevarán al curro.

Una vez dentro del cierre, y después de la comida campestre, sobre las 17:00 horas, comienza la tradicional “Rapa das Bestas”. Esta celebración ancestral consiste en coger a los caballos con un lazo para posteriormente cortarle las crines, desparasitarlos y marcarlos, mientras que, a los potros, además de marcarlos, se le implanta un chip.

Este es uno de los curros más famosos de Galicia y uno de los que reúne a más público junto con el de Mougás y el de Torroña, ambos también en Oia.

Avisos sobre medio ambiente y acampadas:

En relación a la próxima celebración de los curros, se recuerda la prohibición de realizar acampadas. Las autoridades realizarán acciones de vigilancia en días previos el fin de evitar este tipo de actividades no permitidas.

Finalmente, se solicita la colaboración de las personas asistentes a la hora de respetar el medio ambiente, evitar dañar el arbolado y zonas especialmente sensibles, así como de mantener el entorno libre de basura. En la zona habrá contenedores para depositar los desechos.