La Mancomunidade do Val Miñor destinará 9.000 € de su Remanente de Tesorería para la promoción de la práctica de los bolos celta entre los escolares de toda la comarca. Así se aprobará hoy en la Xunta de Mancomunidade tras acordar previamente los tres alcaldes una modificación de crédito que, entre otros, incluye este objetivo concreto.

El fin es dar visibilidad a este deporte ancestralmente vinculado al Val Miñor y preservarlo creando una ‘canteira’ de aficionados, ya que la media de edad de los actuales deportistas supera los 40 años, tal y como reconoce Isidro Costas, presidente de la Federación de Bolos Celta.

De este modo, este acuerdo con la Mancomunidade permitirá que las sesiones esporádicas que la Federación venía ofreciendo en todos los colegios del Miñor se conviertan en el próximo curso (y en este verano en la modalidad de ‘campus’ para ‘captar’ a los posibles interesados) en una actividad extraescolar gratuita que ofrecerá en cada municipio un monitor federado.

Estas clases se dividirán por una parte en alumnado de Primaria y, por otra, en Secundaria y Bachillerato. Para ello, en Nigrán se aprovecharán las instalaciones de Camos; en Gondomar las del Parque As Cercas y, en Baiona, las de Belesar. Finalmente, al final del curso, la Federación desarrollará un campeonato escolar donde competirá el alumnado de los tres municipios.

El bolo Celta es un deporte 100% autóctono que se conserva con toda su pureza ancestral en la zona occidental de Galicia, concretamente en el Val Miñor y Baixo Miño, donde se juega en su totalidad, si bien donde esta concentrado es en los Concellos de Baiona, Gondomar, Nigrán y Tomiño principalmente.

Además, se practica en Argentina y Uruguay gracias a los emigrantes miñoranos que nada más asentarse en esos países construyeron una cancha de bolos para jugar entre ellos en lugares como los centros Valle Miñor de Buenos Aires y Montevideo. Según los últimos estudios, este deporte realmente se remonta a la Edad de Piedra, por lo que queda descartado que provenga de los celtas.

«Desde Nigrán os Bolos Celta están especialmente protexidos no noso programa de subvencións ao deporte e incluso construímos no 2016 unha cancha no IES Val Miñor para o seu alumnado, así que consideramos que ampliar esta defensa a toda a comarca permitirá de verdade preservar os bolos celta e crear canteira, garantindo así o seu futuro«, considera Juan González, alcalde y presidente de la Mancomunidad.