ALFREDO

Por segundo año consecutivo, los ganaderos de A Valga celebraron su tradicional curro a puerta cerrada. La primera rapa de la temporada en Galicia se vivió este lunes, “Días das Letras Galegas”, con emoción tras ser suspendida los últimos dos domingos por el mal tiempo.

«Foi dos mellores curros que celebramos nunca. Metemos cerca de 300 animais e moita cría», confirmó el presidente de la asociación de ganaderos del Curro da Valga, José Fernández Martínez tras toda una jornada de búsqueda de los equinos criados en libertad en las sierras de O Galiñeiro y A Groba

La pandemia ha afectado a esta milenaria tradición porque se ha tenido que restringir al público el espectáculo etnográfico más antiguo de Galicia, pero los resultados del curro de A Valga son alentadores. «Foi una xornada moi familiar porque só poidemos vir os 35 gandeiros da asociación e familiares da bisbarra, pero estamos contentos porque atopamos moitos potros tamén», indicó José Fernández Martínez. Estos resultados les permiten ser optimistas ya que su prioridad es conseguir mantener una cabaña de caballos salvajes única en el mundo.

Las burras o garranos de la Serra da Groba, comenzaron a entrar en el recinto en torno a las doce del mediodía. Tras la comida campestre, los ganaderos, lazo en mano, entran en el perímetro del curro para coger las “burras” que después desparasitan, les cortan las crines y las marcan a fuego. A los potros, además de marcarlos, se le implantan los chips, aunque este año lo harán en el “Curro das Moscas” que se celebrará el 25 de julio, “tamen a porta pechada”, y se les vuelven a dejar en libertad.

La épica lucha cuerpo a cuerpo no contó en esta ocasión con el público habitual, ya que el espectáculo reúne normalmente a cientos de personas, pero los ganaderos consiguieron cumplir con la tradición que, más allá de la fiesta, se hace también por motivos sanitarios.  «Puxemos carteis delimitando a zona para advertir que non se admitía público», avanza ya José Fernández. Al final de la jornada se contabilizaron un total de 200 burras y 86 potros. El próximo curro será en Torroña, el primer fin de semana de junio.

ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO