El Concello de Gondomar abrirá al público este lunes una oficina de atención ciudadana a la que podrán dirigir sus consultas las personas y asociaciones, afectadas por los incendios forestales.

La nueva oficina, tendrá su sede física en el Centro Neural, en dependencias de la Policía Local. Una ingeniera forestal y un Licenciado en Ciencias Medioambientales atenderán al público de lunes a viernes en horario de 17:00 a 21:00 horas. Quienes necesiten contactar con la oficina por la mañana serán atendidos por un agente de la Policía Local que recogerá datos y documentación.

Su cometido será atender a la gente, escucharles, tomar nota de sus demandas o peticiones para coordinar toda la información y trasladarla a los organismos correspondientes o directamente a la Comisión de Seguimiento, para articular ayuda psicológica, asesoramiento jurídico o atención de animales afectados por los incendios.

En la comisión multidisciplinar que se reunirá una vez a la semana, además del alcalde, Paco Ferreira trabajan codo con codo el concejal de seguridad, el concejal de medio ambiente, el jefe de la Policía Local, el sargento de la Guardia Civil, una psicóloga, un arquitecto, un asesor jurídico y una clínica veterinaria que se ha implicado en la iniciativa para atender las necesidades de los animales afectados por los incendios.

Para el alcalde, Paco Ferreira, son las administraciones las que “tienen que responder y dar la cara en estas cuestiones, crear líneas de ayudas, habilitar partidas presupuestarias para contracción de personal, coordinar y elaborar un protocolo de actuación”.

El regidor sostiene que hay mucho trabajo por delante. Entre otros aspectos hay que coordinar la maquinaria, los medios técnicos y humanos, planificar la reforestación, recuperar los manantiales, pozos, traídas de aguas, iluminación, telefonía, repetidores de comunicación, caminos, carreteras, cortar árboles quemados, reponer señalización, entre otras labores.

Esto acaba de empezar, no es aún el momento de felicitaciones y reconocimientos, sino de trabajar y colaborar con los afectados” subrayó Ferreira, quien además criticó la falta de implicación de otras administraciones. “Aquí no se recibió ni una llamada desde la Xunta ni del Gobierno de España, ni se convocó todavía reunión de la Mancomunidad de O Val Miñor.“ Una vez más, la ciudadanía tuvo que tomar la calle y suplir el vacío que las administraciones públicas no cubrieron ni están cubriendo de momento (fuera de los Ayuntamientos)”, concluyó.