NASA

Esta madrugada se producirá uno de los acontecimientos celestes más importantes del año para los amantes de la astronomía: la lluvia de meteoros de las Perseidas, o también conocidas como “Lágrimas de San Lorenzo”.

Éste es un año excelente para su observación. La Luna estará en fase de luna nueva y no será un impedimento para ver las estrellas fugaces. Para verlas sólo necesitamos un lugar protegido de luz artificial, un cielo despejado de nubes y un poco de paciencia.

Los mejores lugares para poder disfrutar de las Perseidas son el Castro de ChandeBrito y los montes de Oia, ya que cuenta con zonas como el “Curro da Valga”, con inmejorable acceso, y donde la contaminación lumínica es prácticamente inexistente.

Las llamadas Lágrimas de San Lorenzo son en realidad pequeñas partículas de polvo de distinto tamaño, algunas menores que granos de arena, que van dejando los cometas o asteroides a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol.

Las Perseidas no son estrellas fugaces, si no meteoros muy brillantes que viajan a 59 km/h, dejando a veces una estela a su paso. Su causante es el cometa 109 P/swift-Tuttlem, que se fragmenta cada vez que la tierra cruza su órbita.