CEDIDA

La coordinación entre la Guardia Civil y los mandos militares de las Fuerzas Armadas reforzarán la vigilancia en Arbo, Salvaterra, Tui y Tomiño (Goián). El paso fronterizo de la A-55 sigue siendo el único abierto con el país vecino.

La colaboración entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado continúa desarrollando su trabajo resolutivo de acuerdo a las directrices marcadas desde el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa. Así lo comunicó la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba informando de las actuaciones que se van desplegando en la provincia.

De esta manera, a partir de hoy se refuerzan las zonas fronterizas con Portugal para cumplimentar con las restricciones de movilidad en las carreteras. Será un mando terrestre de las Fuerzas Armadas lo que se pondrá a disposición de la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra para mejorar los controles en diversos puntos fronterizos. En concreto, estarán situados en la PO-405 a su paso por el municipio de Arbo y en la PO-553 a su paso por Tomiño (Goián). Igualmente se apostarán en la antigua aduana en Tui y en Salvaterra.

Hay que recordar que solamente se mantiene abierto el punto fronterizo de la A-55 entre Tui y Valença do Minho, manteniendo los controles de seguridad que se están llevando a cabo desde el pasado 17 de marzo tras el decreto del estado de Alarma en nuestro país.

La subdelegada del Gobierno quiso aprovechar la ocasión para mostrar su agradecimiento a todos los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado adscritos a nuestra provincia en esta crisis sanitaria “quien estuvo a disposición para el cumplimiento de las medidas necesarias para el mantenimiento de la seguridad de toda la ciudadanía y la colaboración en acciones de emergencia que están siendo tan importantes en estos momentos”.

De hecho, ayer y ante la prolongación del Estado de Alarma la subdelegada del Gobierno tramitó la instalación de unas estructuras fijas más dignas de las que se encontraban en el control de la frontera en la A-55 para que la Policía Nacional y la Guardia Civil cuenten con unas oficinas provisionales en condiciones más operativas.