“Arriesgamos nuestras vidas por 850 euros y en condiciones precarias”
ALFREDO // Miembros del GES en la movilización de esta mañana en el mercadillo de Sabarís

Esta mañana, efectivos del GES de O Val Miñor se concentraron en el mercadillo de Sabarís para denunciar su precaria situación laboral y salarial, así como por la falta de una negociación con la mancomunidad.

Se enfrentan a diario a situaciones difíciles que ponen en riesgo su vida, más aún cuando el que equipo con el que trabajan está obsoleto y los trajes, remendados por ellos mismo, tienen más de diez años. “Todavía se puede leer en un de ellos, GRUMIR de Nigran” afirma Rosi Pereira, delegada de la CIG en el GES.

Llevamos un monto de años queriendo conseguir un convenio y ninguno de los alcaldes que ha estado como presidente de la mancomunidad ha querido sentarse a negocialo” expone Pereira.

Después de más de diez años han decido movilizarse para que los vecinos de O Val Miñor “sepan la situación tan precaria en la que estamos trabajando. Hay días que estamos un sólo bombero. No tenemos ropa nueva desde hace dos años. Nuestro sueldo es de 850 euros, que es por lo que arriesgamos la vida muchas veces”.

Reclaman también, que al estar una persona sola de guardia no pueden enfrentarse a las emergencias y tienen que pedir ayuda a Vigo o a Porriño. “Los 12 miembros de la plantilla son insuficientes para atender a los tres concellos. Mínimo teníamos que ser 15 para que haya tres bomberos por turno. El material está tan deteriorado que no nos da seguridad a la hora de trabajar. Muchos compañeros han tenido que arreglar sus propios trajes con remiendos porque la ropa está en pésimas condiciones” asegura la portavoz sindicalista.

Las movilizaciones continuarán a lo largo de este mes de octubre. El próximo día 5 estarán, a las 11:30 horas, en el concello de Baiona, y por la tarde en el concello de Gondomar. Ya el 16 de octubre estarán de nuevo en el mercadillo de Sabarís y el 26 en el concello de Nigrán.

Xosé Cabaleiro, portavoz CIG administración pública declara que “é unha reivindicación coa que levamos 20 anos loitando. É un colectivo de traballadores que empezou no Concello de Nigrán sen ningún tipo de regulación. Despois veu a mancomunidade pero todo segue igual. En xaneiro hai cambio de presidente na mancomunidade e trataremos de pedirlle a Paco Ferreira que se reúna connosco para negociar un convenio”.