Aser Estévez retoma la competición este domingo a las 12:00 horas en la Clásica de Primavera en la localidad lusa de Póvoa de Varzim, una de las clásicas de marzo con ciclistas profesionales en el país vecino.

La Clásica de Primavera consta de 145.2 kilómetros, repartidos en 7 vueltas a un mismo circuito, en el que se asciende la única dificultad montañosa de la jornada, el Alto de San Félix, de 1.2 kilómetros pero con rampas de 10% de desnivel. Además cada vuelta cuenta con 3 tramos de adoquín de 3 kilómetros, que endurecen una carrera ya muy dura de por sí para los corredores. Por este motivo la Clásica de Primavera es conocida como la París-Roubaix lusa. La salida y meta estará situada en la avenida Vasco da Gama de dicha localidad. Se espera la llegada para las 15:00 horas.

Aser Estévez regresa a la competición tras un mes sin competir, en el cual apuró su estado de forma con varios entrenamientos de calidad en su zona de entrenamiento habitual. Esta prueba ya la corrió en 2010 y en 2015 con otros equipos, con lo que esta será su tercera participación en la Clásica, pero con los colores del Aluminios Cortizo-Anova.

Póvoa de Varzim supone la última parada antes de su debut en suelo nacional el próximo 17 y 18 de marzo en las Clásicas zamoras, el Trofeo Ayuntamiento de Zamora y el Trofeo Iberdrola, una de las primeras pruebas importantes y puntuables para el ranking nacional de la RFEC de la temporada como viene siendo habitual en los últimos años.