El delegado de la Xunta, Ignacio López-Chaves, pudo comprobar de primera mano el buen ritmo de los trabajos que se están ejecutando en el entorno del Castro de Chandebrito, Nigrán. Una actuación a la que la Consellería de Medio Rural destina 64.432,46 euros y que responde a la propuesta técnica encargada a la Universidad de Vigo.

El representante autonómico se acercó a la zona de intervención para supervisar la actuación que contempla la instalación de 100 metros lineales de barreras dinámicas, separadas en dos tramos y con una capacidad de absorción de energía de 500 quilojulios. Dichas barreras metálicas tienen una altura máxima de tres metros, con postes cada 10 metros.

Los trabajos arrancaron en la primera semana de junio, toda vez que se obtuvieron las autorizaciones necesarias para la intervención, correspondientes a las posibles aficiones a elementos patrimoniales en el perímetro.

De cara a analizar el riesgo de caída de elementos pétreos, a instancias de la Consellería de Medio Rural, y a través de la empresa pública Seaga, se encargó a la Universidad de Vigo que emitiera un informe de riesgos por desprendimiento en la zona objeto de intervención.

El informe elaborado por la ETSE de Minas e Enerxía descartó la existencia de un peligro inminente. Tras varias visitas técnicas a la zona, y una vez recopilados los datos básicos de topografía, geología, geotécnica, sísmica y meteorología, no se encontró ningún indicador que alertara de la existencia de zonas inestables. Con todo, dicho estudio propone una serie de actuaciones que son las que se están llevando a cabo.