Composteiro Baiona

O Val Miñor ha aumentado sus infraestructuras de compostaje al amparo del Plan Revitaliza de la Diputación, que ya ha instalado un nuevo centro de compostaje comunitario en Baiona y ampliado el existente en el Parque das Ánimas en Gondomar. De esta manera, la villa marinera pasa a tener cuatro composteiros vecinales y la villa Condal dos a pleno rendimiento.

En el caso de Baiona, el centro de compostaje comunitario (CCC) recibió hoy los últimos ajustes. Está situado en la Avenida Joselín, en la carretera que une Baiona y Oia. Consta de seis módulos que darán servicio al vecindario del entorno y también a la escuela infantil situada en las cercanías.

Todavía no está definida la fecha para su puesta en marcha, que deberá hacerse cuando el Concello considere, si bien está hecha la recogida de más de un centenar de firmas entre los vecinos de los edificios próximos. Estos recibirán cumplida información sobre cómo deben acercar sus residuos biodegradables en las próximas fechas. También existe un compromiso firmado por parte de la Dirección de la ‘Galiña Azul’, que llevará todos los restos del comedor diariamente al composteiro.

Por otra parte, en Gondomar se acaba de realizar la ampliación del CCC del Parque das Ánimas, instalado en el mes de enero de este año con un gran acogimiento por parte del vecindario. De los seis módulos iniciales fue necesario pasar a 10 debido a la gran cantidad de biorresiduos que se llevan allí diariamente, según los técnicos, además, sin ningún tipo de inconvenientes ni quejas por el funcionamiento.

En el ayuntamiento de Gondomar hay instalado también otro CCC en las cercanías del supermercado Froiz, y está previsto repartir alrededor de 60 composteiros individuales para la gente con casas con huerta. También hay que destacar que el próximo viernes comenzará a trabajar cómo maestra composteira del Ayuntamiento una técnica formada dentro de la ‘Facultad Revitaliza’ gracias a una subvención de la Diputación.

Cabe señalar que nos composteros de Gondomar y Baiona, al igual que acontece en el resto de la provincia, se está constatando un aumento de las aportaciones de basura orgánica por parte de la ciudadanía que, de media, duplica a las de periodos anteriores. Esta situación, por el contrario, contrasta con la ‘congelación’ que se produce por parte de los productores singulares, ya que durante los dos pasados meses el sector de la restauración estuvo parado y ahora empieza a iniciar su actividad.