Archivo. Pilar Pulga, tercera por la derecha en un acto en Santa Fe de Granada

Esta mañana llegaba a Baiona la mala nueva del fallecimiento de dos de los alcaldes de Palos de la Frontera (Huelva), Pilar Pulgar y Urbano Cortegano. Los dos regidores fueron los que más hicieron por el hermanamiento con Baiona y por el impulso del hecho colombino como nexo de unión entre las dos villas.

El Gobierno local remitió una carta de pésame a las dos familias en nombre de toda la Corporación Municipal de Baiona y expresó también de forma oficial al ayuntamiento de Palos de la Frontera su dolor por la pérdida. De forma inmediata, el Concello decidió dedicar la Festa da Arribada 2017 a los dos alcaldes y brindarles un homenaje en la próxima edición que se celebrará entre el 3 y el 5 de marzo.

Con la muerte de Pilar Pulgar y Urbano Cortegano marchan dos de las personas que lucharon por la defensa del hecho colombino como nexo entre Baiona y Palos de la Frontera, su trabajo quedará siempre en la memoria de todos los vecinos y gracias a su empeño pudo celebrarse el V Centenario del Descubrimiento de América”, afirmó el alcalde, Ángel Rodal.

Entre los proyectos llevados a cabo en el V Centenario del Descubrimiento de América se encuentran la construcción de la carabela “La Pinta” y del IES Primero de Marzo, el Monumento Encuentro entre Dos Mundos, la reforma de la Casa del Ayuntamiento y la plaza, así como la compra de la finca Carbajal donde ahora existen los jardines de la Casa-Museo de la Navegación. El V Centenario fue celebrado en Baiona con la visita de los Reyes de España.

Pilar Pulgar murió el sábado a los 86 años de edad y pasará a la historia de España como la primera alcaldesa de la democracia. Fue diputada provincial, diputada en el Congreso, parlamentaria andaluza y presidenta de la Comisión de Reglamento en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Regidora de Palos de la Frontera en el primer mandato de la democracia (1979-1983), repitió como alcaldesa en dos ocasiones más (1987-1991 y 1991-1995).

Por su parte, Urbano Cortegano, también fallecido el pasado fin de semana, fue el alcalde que firmó en agosto de 1975 el Hermanamiento entre Palos de la Frontera y Baiona, y hasta 1979 se convertió, junto con el alcalde baionés Celso Carneiro, en uno de los principales impulsores del hecho colombino.