El colectivo de voluntarios de Coronavirus Makers Galicia ha impulsado la producción de pantallas de protección para evitar el contagio de COVID-19 en la población sanitaria y otros empleados públicos en contacto con posibles personas infectadas por el virus.

Por ello, vecinos de Baiona y miembros de este colectivo, ante la falta de este material, han decido aportar su granito de arena y fabricar pantallas de protección en sus propias casas con impresoras 3D. Manu es uno de esos vecinos que desinteresadamente elabora la estructura de este tipo de visera con PVC. “Él, y sus amigos Víctor de Ponteareas y Carlos de Chapela autodenominados “Frikis”, nos están haciendo las pantallas sin coste alguno poniendo de su bolsillo un material que es muy caro”, señalan desde el colectivo, quienes quieren agradecer este trabajo altruista.

Tras la fabricación de las pantallas transparentes, llega el turno de la cadena de montaje. De ello se encargan Anxo y Carla, dos vecinos de Baiona que también quieren arrimar el hombro con la causa. “Nosotros le ponemos las gomas a las viseras, donadas por la mercería Corchete de Baiona, y luego las distribuimos a los sanitarios del área de Vigo. En cuatro días ya hemos hecho más de 140 pantallas de protección”, explican.

Desde el colectivo quieren agradecer al Centro de Formación Profesional de Coia y al Colegio Público de Balaídos la donación de viseras, fabricadas también en 3D, así como a Rotulaciones Estévez de Gondomar, que regaló pegatinas para pegar al lado de las manetas de las puertas de las ambulancias, para que la gente no las abra y así “mantener el máximo nivel de desinfección”.