Baiona muestra su gratitud a la ONG “Ayuda al Mundo Necesitado” en su XXV aniversario

El Alcalde de Baiona, Ángel Rodal, y la Concejala de Servicios Sociales y Bienestar, Mª Carmen Paredes, se reunieron con la presidenta de la ONG baionesa “Ayuda al Mundo Necesitado”, Juana Alonso, para mostrarle su agradecimiento por su labor al frente de la entidad durante los últimos veinticinco años.

Rodal y Paredes le entregaron a Juani un pequeño obsequio en reconocimiento de la encomiable labor que esta baionesa inició en noviembre de 1993, hace ahora un cuarto de siglo.

El regidor destacó la importante labor que la entidad viene desarrollando de forma ininterrumpida en el municipio: “Los concellos pueden ayudar a la ciudadanía, pero a veces no pueden llegar a donde quisieran, y es ahí donde llegan las entidades como “Ayuda al mundo necesitado”, que es un ejemplo a seguir”.

Rodal, también agradeció a Juani “la dedicación incondicional a la labor altruista que ejemplifica y que es digna de admiración, de gran reconocimiento y de gratitud. Durante veinticinco años han sido muchas personas las que han recibido ayuda de sus manos, muchas familias, muchos kilos de alimentos, muchas prendas de vestir, de calzado, juguetes y sobre todo, mucho cariño, es lo que se han encontrado todas aquellas personas que han llamado a la puerta de la ONG.

Juana Alonso junto con un grupo de voluntarios, alguno de los cuales ya no están, comenzó a colaborar con el Concello en el año 1993 en actuaciones de diversa índole, pero siempre con la labor social de telón de fondo. Como fruto de este trabajo conjunto nació la ONG “Ayuda al mundo necesitado de Baiona”, ofreciendo ayuda fuera de nuestras fronteras a lugares como Matanzas (Cuba), el Sahara, Bosnia o Perú, entre otras.

Una de sus primeras acciones fue remitir un envío a Bosnia, el país estaba en pleno conflicto bélico, de botas, mantas y demás enseres en un proyecto que le llamaron “Calor y cariño”.

La primera de toda una serie de actuaciones con las que la presidenta y la entidad se fue haciendo un hueco en el reconocimiento del municipio, aunque logró más peso cuando en 2002, y tras el hundimiento del Prestige, participó en primera línea de ayuda proporcionando comida caliente a los voluntarios que se acercaron a las costas de Oia para trabajar en la recogida de fuel.

La crisis económica cambió los objetivos de “Ayuda al mundo necesitado”. Comenzaron atendiendo sobre todo inmigrantes y gente de paso, pero la dura recesión propició que cada vez fueran más los vecinos de Baiona que necesitaban ayuda. En la actualidad, tanto Juani como el resto del grupo de voluntarios, diez en total, se ocupan de la organización participando en iniciativas de ayuda constantes. Un importante número de familias reciben comida, ropa y juguetes de esta entidad sin ánimo de lucro. La entidad no trabaja con dinero sino con cosas materiales. El reparto y recogida tienen lugar todos los miércoles en horario de 09:00 a 12:00 horas, en la tercera planta de la plaza de abastos de Baiona.

Juani Alonso, ha agradecido el detalle del consistorio y el reconocimiento a la entidad. Ha aprovechado la ocasión para agradecer el gran apoyo a la ONG de todos los vecinos. “Desde la ONG queremos agradecer al pueblo de Baiona que se hayan volcado tanto con nosotros. A todas y cada una de las personas que a lo largo de estos veinticinco años nos han prestado su ayuda de alguna manera u otra. Somos un granito, pero juntos hemos podido hacer, y tenemos que seguir haciendo, un granero para que los más desfavorecidos tengan oportunidades y pueden desarrollar su vida”.

Esta baionesa es ejemplo de trabajo silencioso y de entrega a los demás. En el año 2013 su dedicación absoluta y su labor altruista fue reconocida por la Comisión de Honores y Distinciones del Concello de Baiona, que le otorgó el lazo de honor, una de sus mayores distinciones.