ALFREDO

Esta mañana, una representación de la gestora de la hostelería del Val Miñor y la Asociación de Empresarios e Comerciantes do Val Miñor (OVALMI) mantuvieron una reunión con el alcalde de Baiona, Carlos Gómez.

Tras una primera toma de contacto realizada en noviembre del pasado año, en la que se le presentó las diferentes problemáticas a las que se estaba enfrentado la hostelería en aquel momento, se llegó a un primer acuerdo de buscar soluciones a dicha situación.

Ayer la Xunta de Galicia anunciaba un endurecimiento de las medidas como prevención al avance de la COVID-19 en nuestra comunidad autónoma.

Dichas medidas entrarán en vigor, tras su publicación en el DOGA, con una fecha de inicio prevista del 27 de enero, lo que llevará a un cierre total de la hostelería, así como la restricción horaria de comercios no esenciales.

“Como ha venido pasando a lo largo de toda esta pandemia, la hostelería sigue siendo el sector más castigado, siendo a su vez, el que menos porcentaje de contagios aporta al total”, aseguran desde OVALMI.

En la reunión celebrada esta mañana, por parte del Concello de Baiona se informaba, a OVALMI y a la gestora de la hostelería, de que “en estos momentos se están elaborando unas bases de ayudas directas para hostelería y comercio de la villa, así como un plan de reactivación económica para dichos sectores”.

Por lo tanto, Baiona se suma a los Concellos de Nigrán y Gondomar, en implementar ayudas para el sector de la hostelería. Nigrán abría el plazo para la solicitud de dichas ayudas a principios de enero, dando un mes de plazo para su presentación, mientras Gondomar, está pendiente de la aprobación en el pleno del mes de febrero de la aplicación de fondos del remanente de tesorería a dicha finalidad.

Baiona, con una aportación de su remanente de tesorería de aproximadamente 100.000€ y la exención de las tasas de terrazas del año 2021, que ascendería a 90.000€, no cierra las puertas a la creación de nuevas partidas de ayudas para los sectores más castigados por las duras restricciones impuestas por la Xunta de Galicia, al igual que han manifestado los alcaldes de Nigrán y Gondomar, en anteriores reuniones con OVALMI y la gestora.