ALFREDO

La cabra es el mejor sistema para limpiar un monte o una finca, no sólo porque son desbrozadoras naturales, ecológicas y económicas que no tienen miedo a las alturas o a las pendientes, además de ser ágiles y ligeras, sino porque son capaces de ingerir al día una cantidad de comida equivalente a su propio peso y evitan el uso de maquinaria y combustible reduciendo los ruidos y el riesgo de incendios.

Los responsables del Mosteiro de Oia echan mano de este sistema natural para mantener limpios los miles de metros cuadrados de terreno que alberga el recinto monacal. “Dada la enorme extensión de terreno que hay, necesitábamos ayuda para mantener limpia la finca todo el año usando un método que fuese responsable con el medio ambiente. Comenzamos con un rebaño de ovejas, que comían la hierba pero no las silvas, entonces nos decantamos por cabras normales que devoran las zarzas”, comenta Consuelo Gómez, trabajadora del Mosteiro.

El problema de este rumiante es que “son animales muy activos y saltan mucho, no paran de moverse. Necesitábamos algo que se mantuviera en el sitio y que no saltase tanto y pensamos en cabras enanas, que no comen como una cabra normal, pero no saltan y son muy cariñosas”, explica Gómez, quien reconoce que a pesar de las chivas que ayudan mucho, «siempre hay que pasar la desbrozadora o el cortacésped”.

En el 2019 llegó al recinto monacal la primera pareja de cabras enanas para que limpiaran la zona del interior del Cenobio y la plaza de armas. Ahora el rebaño aumentó a siete y, además de ser desbrozadoras ecológicas, son un atractivo turismo y el punto de mira de las cámaras de los cientos de visitantes que recibe el Mosteiro al año.

Visitas guiadas, solpores, exposiciones

Tras el éxito de las visitas guiadas, la Mostra Permanente: “Os presos do Mosteiro. Memorias da Guerra Civil Española” o los “Solpores” con actuaciones musicales, el Real Mosteiro de Oia ya está planificando la siguiente temporada donde habrá muchas novedades y se espera la visita de cientos de personas. “La apertura se plantea en Semana Santa donde habrá muchas sorpresas”, comenta Sarah Barbará, responsable de la dinamización cultural del Mosteiro.