ALFREDO

El día 9 de mayo de 1992 un grupo de personas, a título individual y representantes de grupos ecologistas, firmaron el acta fundacional de la CEMMA en O Grove, poniendo en marcha una andadura que abría muchas expectativas en la conservación marina y en la educación ambiental. Todo comenzó alrededor de un esqueleto de ballena azul en la Universidad de Santiago en 1990.

La trayectoria de estos 30 años llevó a una asistencia de 7.416 varamientos, de los cuáles fueron detectados 510 ejemplares varados con vida, el 50% liberados directamente, la mayoría cetáceos y 182 ingresados, la mayoría lobos marinos y tortugas marinas, de estos ejemplares fueron rehabilitados y devueltos al mar más del 70%.

Durante la campaña de monitorización costera, entre 2003-2011 fueron realizadas 3.696 repeticiones en los 53 puntos de la red, durante 2275 horas y realizados 794 avistamientos de 7 especies de cetáceos.

Las campañas marítimas ofrecen un resultado de más de 62 mil km recorridos en el mar, en más de 6500 horas y fueron registrados unos 2200 avistamientos de 15 especies con una tasa de encuentro de un avistamiento cada 28,8 km recorridos.

En las campañas de fotoidentificación de arroaces, fueron recorridos más de 16 mil km en más de 1.500 horas, en los que se hicieron 500 avistamientos, con una media de 3,3 h de observación y 38,4 km recorridos por avistamiento. Se obtuvieron decenas de miles de fotografías de las que se identificaron más de 500 aletas diferentes, algunos de los ejemplares seguidos más de 20 años.

En este período fueron registrados más de 6.500 avistamientos en el mar, muchos de ellos oportunistas. A pesar de que la mayor parte de los cetáceos observados son arroaces y delfines comunes, también fueron observados “toniñas”, arroaces, arroaces botos y calderones, ballena común, ballena aliblanca y orcas.

En las diferentes actividades divulgativas y de educación ambiental participaron en este tiempo más de 20 mil personas.

“O esforzo pagou a pena. Agora podemos dicir que empezamos a saber algo da fauna mariña ameazada en Galicia, mais canto máis sabemos, máis interrogantes xorden”, indican desde la CEMMA. Una iniciativa que no sería posible “sen a contribución de moitas persoas socios e socias, así como voluntarias e colaboradores”, comentan.

La CEMMA pondrá en marcha a partir de ahora diferentes actos de conmemoración del 30 aniversario, en este sentido, instaló, como primer acto, una exposición en el Centro de Interpretación Ambiental da Siradella en O Grove, en recuerdo de la primera exposición inaugurada en el mismo centro en el 1994. La exposición cuenta con paneles y material óseo proveniente de los varamientos y estará instalada en el centro los meses de mayo y junio.