Centenares de personas salieron ayer a la calle en Tomiño para denunciar la grave situación de la atención primaria en el Concello y en toda la comarca de O Baixo Miño. La alcaldesa, Sandra González, reclamó “solucións urxentes para unha situación crítica que pon en risco a saúde de todos e de todas”.

La atención primaria en Tomiño y en O Baixo Miño padece una carencia de personal sanitario que casi limita la atención a las urgencias, relegando las consultas comunes, con esperas muy prolongadas, y provocando el exceso de la atención telefónica que también genera que la centralita de los centros de salud llegue a saturarse.

La concejala de Bienestar Social, Cristina Martínez, afirma que la situación crítica ya existía antes de la pandemia y que la COVID la amplió. “Na manifestación reclamamos que se volva abrir o consultorio de Goián e a cobertura das baixas, xubilacións e vacacións”, afirma la edil, al tiempo que recuerda que “a resposta non é restrinxir servizos, senón buscar solucións a curto e medio prazo”.

La manifestación de Tomiño fue la segunda de una ronda de concentraciones que organiza la Mancomunidad Intermunicipal del Baixo Miño para denunciar el deterioro que está sufriendo la atención primaria en los centros de salud de la comarca. La primera fue en O Rosal y las siguientes son el 9 de febrero en Tui (a las 19.00 horas en la Plaza de la Inmaculada) y el 23 de febrero en A Guarda (a las 19:00 horas en la Plaza Avelino Vicente). Con estas concentraciones se busca poner de relieve “unha situación transversal que afecta a toda a veciñanza, que compromete e pon en risco a nosa saúde actual e futura, e que con unidade temos máis forza para reivindicar”.

La médica del Centro de Salud de Tui, y antes de O Rosal, Laura Silva, natural de Tomiño, resumió la situación con cifras. “Non hai mais que ver o caso do noso concello. Por ratio de poboación nos corresponderían 10 equipos de atención primaria, é dicir, 10 médicas e 10 enfermeiras. Na actualidade temos unha dotación de 8 médicos e 7 enfermeiras e a día de hoxe só 5 médicas prestan consulta. En resumo: 5 facendo o traballo de 10. Pero esta situación está igual ou peor en todos os concellos da comarca e a resposta do Sergas ante esta precaria situación limitouse a mobilizar o escaso persoal de Tomiño ao centro de saúde do Rosal”.

El Concello de Tomiño también quiere mostrar su apoyo a los profesionales de la salud y garantizar que continuarán luchando para que puedan desarrollar su trabajo en condiciones dignas, asegurando al mismo tiempo la calidad de atención al vecindario. Por todo esto, “queremos que os veciños e veciñas da Mancomunidade saían a rúa para demostrarlle a Xunta que xa estamos fartos e fartas de poñer en risco a nosa saúde”.