Este fin de semana se celebró en A Guarda la XXXII Festa da Langosta y de la Cociña Mariñeira. Los datos certifican el éxito de esta 32ª edición, ya que se vendieron 700kg de langosta, la principal protagonista.

Durante todo el fin de semana, la asistencia de público fue espectacular, con una carpa de 1000m2 que por momentos, parecía quedarse pequeña, a pesar de las más de 500 plazas. Sólo durante el mediodía del sábado se vendieron 270 kg de langosta, todo un récord.

Las ganas de comer y beber bien no se quedaron sólo en la langosta, también se ofertaban croquetas, empanadas, langostinos, paella… por lo que los percebes y el vino de la bodega Gran Novás también finalizaron existencias antes del cierre de la carpa.

Ya desde el viernes, la afluencia de asistentes fue enorme. Tras el pregón de Luis Zahera en la Praza do Reló, fueron muchos los que se acercaron hasta la carpa con la pequeña comitiva para comenzar a degustar los productos.

El sábado arrancó con el pasacalles de O Trebón dos Xidos, quien pasó el testimonio a Brassica Rapa, que animaron las calles durante la tarde. En esa misma tarde, se presentó lo que será la celebración de este fin de semana: A Rosegha. Por eso, aunque estos días O Piueiro tuvo que suspender varias salidas, habrá más oportunidades el próximo fin de semana.

El domingo, A Boalleira se encargó de comenzar el día con su pasacalles. Poco después, el programa Aquí Portugal arrancó su emisión en la RTP y TVG para dar a conocer la historia, gastronomía, paisajes, cultura y deporte de la villa. Ya por la tarde, el grupo Broken Peach cautivó al público del lado de la carpa.

Los restauradores y trabajadores de la Festa da Langosta reconocen la asistencia récord de esta edición, por la que el Concello calcula que pasaron unas 15.000 personas.