Cerveira y Valença crean el primer centro de protección civil conjunto de Portugal
ALFREDO

El primer centro intermunicipal de protección civil de Portugal, creado por Valença y Vila Nova de Cerveira ya está funcionando en pleno, en el aeródromo de Cerval, compartido por los dos municipios de Alto Miño. La idea de unir esfuerzos de cooperación para preservar y proteger el bosque contra incendios surgió «de la creciente necesidad en los últimos años y, en particular, en octubre del año pasado».

«Fueron dos días críticos, en que Valença, Vila Nova de Cerveira y hasta Paredes de Coura tuvieron que proceder a una ayuda mutua de los equipos no sólo de bomberos, sino también de protección civil, que tuvieron que ser desplazados frente a las necesidades» explicó el presidente de la Cámara de Valença, Jorge Mendes, agregando que los coordinadores municipales de protección civil de esos municipios decidieron reunir los dispositivos en un solo lugar, habiéndose elegido el aeródromo de Cerval, ubicado en el límite entre los municipios de Valença y Cerveira. El regidor se refiere al 15 de octubre, cuando cuatro gallegos perdieron la vida, dos de ellas en la parroquia de Chandebrito, al intentar escapar de las llamas que arrasaron el 90 por ciento de su monte comunal.

Este centro estará operativo todo el año, las 24 horas del día porque, además de atender los incendios que se puedan detectar, asumen las labores de prevención para evitarlos y también actúan ante cualquier otra emergencia o catástrofe natural como las riadas.

«Si no descargas agua cada cinco minutos desde el medio aéreo, el trabajo sobre el terreno no progresa», advierte el brigadista luso Eduardo Afonso, con catorce años de experiencia. De momento, los hidroaviones de ambos países que trabajen sobre el Miño han de ir a repostar a Vila Real o Santiago respectivamente, una operación que, según los expertos lleva hasta dos horas, pero si se implementa el servicio en el aeródromo de Cerval, ese tiempo multiplica las posibilidades de éxito del operativo.

A día de hoy y, gracias a la unión de los dos municipios, los tiempos de reacción se han acortado lo suficiente como para asegurar ese máximo tiempo de respuesta. «Estén donde estén los equipos, podemos llegar en diez minutos a cualquier punto de Vila Nova de Cerveira y, en menos de veinte al extremo de Valença, sumando juntos unas 20.000 hectáreas de masa forestal a proteger», explica Pedro Soares, adjunto del alcalde de Cerveira. El regidor, Fernando Nogueira, indicó que el protocolo se ciñe ahora a los dos municipios promotores pero tampoco descartó «porque la voluntad ya existe», firmar un convenio para ampliar el servicio y actuar en Galicia. En este caso, la prioridad serían Tui y Tomiño, municipios con lazos históricos, sociales y culturales ya en común y proyectos de futuro conjuntos tan importantes como la pasarela peatonal que unirá sus dos parques ribereños, el de Goián y el de O Casteliño, donde los usuarios que hablan gallego suponen ya el 50 % del total.

En el centro conjunto de Protección Civil trabajan actualmente 15 brigadistas pero la intención de los dos municipios es un proyecto aún más pretencioso que precisa del respaldo de fondos europeos, por lo que presentarán una candidatura de la que dependerá su desarrollo. La pretensión más alta es crear un nuevo centro operacional y habilitar el aeródromo tanto para los aviones pesados del combate contra el fuego como para poder repostar, evitando así desplazamientos que juegan en contra a la hora de atajar de incendios, en los que cada minuto resulta vital.

Se trata también del primer proyecto en el que participan empresas privadas y publicas. Las celulosas Navigator y Altri pagan a Afocelca para que participen en las labores de limpieza de los montes.