ALFREDO // Los hermanos Toledano en las nuevas instalaciones de la marca nigranesa

Este mañana se presentó a los medios, con la presencia de los tres alcaldes del Val Miñor, representantes de Zona Franca y el empresariado de la comarca, las nuevas instalaciones de Cervezas Trisk-Ale/Banda. Una espectacular fábrica moderna que producirá unas 25 clases de cerveza al año y creará más de 40 puestos de trabajo directos e indirectos en los próximos tres o cuatro años.

Al frente de Trisk-Ale/Banda están los hermanos Andrés y Roberto Toledano. Ilusionados con su nuevo proyecto en el que llevan años trabajando y en el que han invertido 600.000 euros, piensan fabricar 1.500.000 litros de cerveza al año en una zona de producción de 740 m2, y así, asentarse como la cerveza de toda la comarca para luego expandirse al resto de la comunidad.

Son unas instalaciones que están sobredimensionada para poder añadir más instalaciones en caso de aumentar la producción. Es la fábrica más tecnificada, sin contar a Estrella Galicia, del norte de España”, señala Andrés Toledano quien matiza que “estamos en Porto do Molle gracias a Zona Franca”. 

Los hermanos Toledano, vecinos de Nigrán, son los creadores de la famosa firma Trisk-Ale que elabora, entre otras, la marca promocional ‘Nigrán, equilibrio natural’, ‘ Summer Papa’ o ‘ Caravan Larger’. Con ella piensan “mantener y reforzar la vinculación con el mundo de la cerveza artesana fabricando 12 o 13 cervezas diferentes al año”, apuntan.

Además de Trisk-Ale, de la fábrica de Porto do Molle, sita en rúa do Labrego 22, Nave 5 E, saldrá su nueva creación, Banda, que “nace para llegar a todo tipo de público, una cerveza muy bebible, con la que fabricaremos una gama de 25 cervezas al año y se distribuirán en el Val Miñor y luego, al resto de la comunidad”, afirman. Sus cervezas no se venden en grandes cadenas “porque nos gusta le economía de cercanía. Se podrán encontrar en establecimientos de la comarca o nuestra página web”.

La nave, con horario de atención al público de lunes a viernes de 11:30 a 19:30 horas, tiene zona de venta directa, de degustación y una sala para exposiciones que se estrena con una muestra del artista vigués Yayo Quesada. Además, regalan el orujo de cereales resultante de la fabricación a todo aquel que se acerque a buscar (es especialmente idóneo para compostaje y alimentación de animales).

Desde que entra la materia prima en las instalaciones hasta que sale la cerveza embotellada de la fábrica, dependiendo de la variedad, pasan unos 30 días. «Tenemos una máquina que envasa 3.000 botellas hora y, al mismo tiempo, le pone la etiqueta».

ALFREDO