ALFREDO

La ola de solidaridad y el tesón de sus vecinos, Chandebrito cuenta desde ayer con el “Bosque da Memoria”, un lugar para recordar el dramático incendio que calcinó el 98 % de la superficie del monte comunal el pasado 15 de octubre.

Pero este bosque no es sólo un espacio simbólico, si no una puerta abierta a la esperanza para que tragedias como la vivida entonces no vuelvan a ocurrir. Este espacio se enmarca en la acción Árbores de Cinza, impulsada por la asociación Galicia Ambiental en colaboración con la comunidad de montes de Chandebrito.

El parque se ubica en As Chans do Castro y su superficie ronda los 5.000 metros cuadrados. Incluye seis zonas con acebos, castaños, cerezos, alcornoques, avellanos y robles y un espacio central de descanso.