ALFREDO // Plaza de O Calvario en O Rosal

Comienza la tercera semana de cuarentena para luchar contra la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, una semana que llega con endurecimientos en las medidas del estado de alarma y mayores restricciones de movilidad.

Un confinamiento forzoso del que toda la sociedad es consciente pero que acarrea efectos emocionales. Para minimizar esos efectos psicológicos negativos que puedan surgir del #EuQuedoNaCasa y del momento de crisis sanitaria que se está viviendo, la psicóloga Andrea Iglesias colaboró con el Concello de O Rosal en la elaboración de una serie de recomendaciones para la gestión psicológica ante la emergencia sanitaria del COVID-19, cinco consejos generales que puede aplicar todo el vecindario en estos tiempos.

Para Iglesias la primera recomendación pasa por comprender la realidad, estando informado de lo que está pasando en estos momentos, pero de fuentes fiables “para no recibir mensajes nocivos que puedan crear una sensación de intranquilidad constante”.  Y, por supuesto, actuar con responsabilidad, permaneciendo en casa para proteger a nuestro entorno y estando atento a cualquiera posible signo que indique padecer la enfermedad: tos, fiebre, dificultad para respirar…

Planificar y establecer hábitos de cuidados físicos y psicológicos también es fundamental para la psicóloga rosaleira. Así, recomienda mantener una alimentación saludable y variada y crear una rutina de actividad física diaria de como mínimo 30 minutos e intensidad media. En el campo psicológico, para mantener el control y la normalidad, Iglesias aconseja reflexionar sobre la información que llega sobre el COVID-19 y transformar los pensamientos negativos que se puedan tener en otros “más positivos y con mayor utilidad en este momento”.

Sentir miedo, ansiedad o preocupación es algo normal. Todas las emociones son válidas y naturales, pero es preciso aprender a gestionarlas evitando que lleguen a controlar nuestro estado de ánimo”, destaca la psicóloga. Para evitarlo recomienda intentar pensar en positivo, comentarlo con los allegados o incluso recurrir a profesionales en caso de ser necesario. También es fundamental mantener el contacto con familia y amistades, especialmente cuando se vive solo.

La psicóloga destaca que este es un buen momento para hacer aquellas cosas que nunca se puede hacer por falta de tiempo y desarrollar habilidades y fortaleza, haciendo cosas que tengan algún aspecto creativo. Pero no hay que ser productivos todo el tiempo, los momentos de ocio son muy satisfactorios y fomentan la creatividad y la capacidad para solucionar problemas.

Por último, Iglesias recomienda mejorar los hábitos de vida, “apoyarse en las personas que tenemos más cerca para superar conductas aditivas o poco saludables. Y recuerda, si lo necesitas, pide ayuda”.