ALFREDO

Esta mañana, el mercado de Sabarís retomaba de nuevo la actividad tras casi dos meses suspendido por el estado de alarma.

Una veintena de puesto repartidos entre el cruce de la avenida José Pereira Troncoso y la plaza de Vitoria Cadaval, participaron en esta reapertura con productos de la huerta, frutas de temporada y plantas, que es el único género permitido en los mercadillos durante esta primera fase.

La mayoría de los feriantes tienen más de treinta años de experiencia recorriendo los mercados de toda Galicia y hasta hubo colas para comprar en algunos puestos. “Aún falta mucha gente porque sólo vinimos los que vendemos productos agroalimentarios, pero volver a ver a los clientes de toda la vida, es emocionante”, señala Julia Dorna, una de las vendedoras veteranas “reubicada” del mercadillo de Sabarís.

Algunos de los comerciantes se quejaban de la mala organización a la hora de preservar la seguridad. “En Ponteareas estaban más organizados que aquí, donde tuvimos que poner nosotros las cintas de protección y separación, pero las ventas van muy bien”, apunta María del Carmen Castro. Las hermanas Soledad e Isabel Vaquero, de A Guarda, reclamaban una mayor fiscalización “porque hay muchos vendedores que no tienen el certificado del Reaga, de estar inscritos en el registro agrario de venta directa de la Xunta, con los consiguientes riesgos”.