El Concello de Nigrán ofrece de nuevo este verano al mejor gaitero del mundo en el mejor escenario del mundo: Carlos Núñez en el mirador de Monteferro coincidiendo con el ya famoso atardecer cara el Océano Atlántico y las Islas Cíes y As Estelas.

El espectáculo, que forma parte de la programación estival del Concello de Nigrán y que cuenta con el apoyo de la Diputación de Pontevedra a través de la línea 2 del Plan Concello, será el 5 de agosto a las 20:00 horas y se encuadra en la gira ‘Lugares Máxicos’. Las entradas ya están a la venta a través de Ataquilla con un precio de 22 €.

Tal y como arrancaron en el 2020 los conciertos de Carlos Núñez en este enclave único, el objetivo es hechizar a los asistentes gracias a la especial sinergia con la naturaleza y el momento del atardecer.

«Desde o ano 2020 en agosto xuntamos ao mellor gaiteiro do mundo no que nos consideramos o mellor escenario do mundo, unha unión que resulta máis que fascinante«, incide el alcalde, Juan González

“Monteferro é un deses paraísos onde as veces veño a tocar, pero na intimidade, só para min e para a natureza. Porque ten un dos solpores máis impresionantes do mundo. A diferencia cos de lugares como Bahía, Rio de Janeiro, ou California é que, mentres que alí a xente aplaude como se o sol e a terra ofrecesen un show, nós cecais sentímos ese intre como unha cerimonia. Según os nosos arqueólogos, os antigos habitantes de Monteferro e dos castros da costa de Galicia xa sabían moito de todas estas cousas…. Por iso, neste concerto repetirei o soño de compartir esas experiencias cos meus amigos músicos e co noso querido público. Seremos unha gran familia”, señala el propio Carlos Núñez, quien ha tocado dentro de esta gira ‘Lugares Máxicos’ en espacios tan singulares de Galicia como el Monasterio de Oseira, el Dolmen de Dombate o la Catedral de Mondoñedo.

Con el objetivo de respetar al máximo a la singularidad de este espacio natural y de hacerlo con la mínima intervención, sólo se reservarán sillas para personas con problemas justificados de movilidad, ya que el objetivo es disfrutar de la música sentados en el propio suelo, en un ambiente íntimo y en comunión con el entorno.