Archivo

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a diez años de cárcel al acusado de agredir sexualmente, en abril de 2017 en Tui, a una turista asturiana que pasaba la Semana Santa en Galicia y a la que había conocido en un bar cercano a su hotel.

Tras la violación, la víctima consiguió huir y, para evitar que la alcanzase el sospechoso, se introdujo en una laguna natural, desde donde llamó al 112. El tribunal también le ha impuesto al sospechoso el abono de una indemnización a la afectada de 20.000 euros, así como a la prohibición de aproximarse y comunicarse con ella por cualquier medio durante doce años.

El tribunal considera acreditado que el imputado consiguió que la mujer se introdujese en su coche con el pretexto de llevarla a su hotel, pero, “sin su conocimiento ni consentimiento”, la trasladó a una zona “totalmente aislada e intransitable, concretamente el final del viaducto situado encima de la N-550, correspondiente a un paraje boscoso y solitario cubierto de maleza y árboles”.

La Audiencia relata que, una vez allí, “la golpeó, de forma continuada e incesante en la cabeza hasta el momento en que se quedó inmóvil”, y la violó.