Condenan a una vecina de Baiona a pagar los gastos médicos de Stone
ALFREDO // Paula y Jordán, los nuevos dueños de Stone

Casi año y medio después de que Stone apareciese agonizando bajo unas piedras en Chan da Lagoa, se ha hecho un poco de justicia. Una vecina de Baiona tendrá que pagar a la protectora de animales Bai.Senpulgas los 1.129,87 euros de gastos médicos que costó curar al animal, más las costas del juicio.

Así lo indica la sentencia del juzgado de primera instancia Número 9 de Vigo, contra la que no cabe recurso, que considera que “hay fuertes indicios de que el animal fue abandonado pero, a falta de pruebas concretas, se ha de considerar un extravío que tuvo como consecuencia que sufriese daños, lo que se tradujo en un perjuicio para la protectora”.

Según el fallo, el dueño del animal, ya fallecido, llevó el día anterior al perro a un veterinario para “matarlo”, pues el can le había mordido en varias ocasiones.

El auto también revela que “no se prueba que la demandada fuese la esposa del propietario y consiguiente propietaria del animal, ni tampoco que abandonase al perro, ni de que le causase daño”, pero si se acredita que “era poseedora y se servía de su perro, pues formaba una pareja de hecho con su dueño y tenía constancia de la desaparición del animal”.

Estamos muy contentos con la sentencia, aunque sea lo mínimo. Al final nuestro trabajo merece la pena y eso se ve recompensado con noticias como esta”, indicó Tatiana Álvarez, presidenta de la protectora de animales Bai.Senpulgas, que rescató y salvó a Stone.

La nueva vida de Stone

El pasado 21 de julio de 2017 la protectora de animales Bai.Senpulgas hacia un llamamiento a la población para localizar al dueño de un perro que apareció abandonado y agonizando bajo unas piedras en Chan da Lagoa, Baiona. Días más tarde la Guardia Civil localizaba al propietario del animal.

Desde entonces la lucha por salvarle la vida al animal y de que los culpables de tal salvaje acción pagasen por sus hechos no cesó. Tras salir su historia en el programa “El Hormiguero” de Antena 3, fueron muchas las personas que se interesaron por adoptar al perro.

Dos de esas personas son Paula y Jordán, dos jóvenes de Gondomar que le han dado una nueva vida a Stone, tras el horror que sufrió el animal el verano pasado. “Yo cuando lo vi en la tele me enamoré de él, pero no lo podíamos tener porque vivíamos en un piso. Al trasladarnos a la casa que tenemos ahora de alquiler, le preguntamos a la protectora si aún tenían al perro y nos digo que sí, y lo adoptamos”, declara con una sonrisa Paula, su nueva dueña, a la que Stone no para de auparse mientras le hacemos la entrevista.

Tienen a Stone desde mayo y la vida del can cambió drásticamente. “Cuando lo trajimos para casa el perro tenía la cara muy triste, era más asustadizo que ahora, estaba más gordo, le costaba subir las escaleras, tenía algún síntoma de miedo al levantar la mano, se asustaba muy rápido. Pero ahora el animal está feliz”, comenta.

“Lleva una vida como la de cualquier otro perro. Le gusta mucho la piscina y jugar en el agua, va a la playa, pasea, corre”, apunta Jordán. Para esta pareja de Gondomar, Stone es parte de la familia. “Es como si fuera nuestro hijo, nos fuimos de vacaciones y vino con nosotros”, afirma.

Presentaron a Stone a un casting solidario de una revista del centro comercial Gran Vía de Vigo. Estaban buscando un animal para la portada de la revista. El premio del ganador era para la protectora de animales que ellos quisieran, “pero quedamos finalistas”.